La tecnología y la capa­citación permanente de las personas será la tendencia para el futuro del trabajo impulsado a lo que se denomina la cuarta revo­lución industrial, según el presidente de la Fundación del Centro de Información y Recursos para el Desarro­llo (CIRD), Agustín Carri­zosa. Fue en el marco de la Reunión Grupo BID – Socie­dad Civil que se realiza en las instalaciones de Centro de Convenciones de la Conme­bol y continúa en la fecha.

El representante del gremio explicó que la tecnología es una cuestión que cambia el trabajo y la forma de trabajar. “Vemos con la robótica, en varios ejemplos, reemplaza al ser humano en el cuidado de los ancianos, la cuestión es analizar en que afecta eso, que consecuencias puede generar en la mano de obra”, manifestó Carrizosa.

Agustín Carrizosa.
Agustín Carrizosa.

Por su parte, la titular del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), Liz Cramer, señaló acerca de todos los tra­bajos que llevan en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Somos grandes aliados con el BID. El MIC tiene todo lo que es el programa de promoción de inversiones, exportaciones, Rediex y está financiado por el BID. Por tanto, llevamos una relación muy estrecha en cuanto a ese programa y todo lo que desemboca”, expresó la ministra.

Agregó que la banca interna­cional apoya mucho lo que es prospección de nuevos mer­cados, la promoción de las exportaciones, la creación de mesas, entre otros temas. La representante del BID, María Florencia Attademo-Hirt, anfitriona del evento, señaló que los cambios tecnológicos automatizan más los empleos y afectan ocupaciones de mediana calificación, ade­más de ejercer presión sobre la educación y sobre las políti­cas del mercado laboral y de la seguridad social. Afirmó que hay tres ángulos para abor­dar el futuro del trabajo: el de la población latinoameri­cana y caribeña que envejece; el de un trabajo más inclusivo para personas con capacida­des diferentes, y el ángulo de una región con avances posi­tivos en políticas de género que cambien el mercado labo­ral del futuro para siempre.