Cafepar SA hace años trabaja en actividades que mejoran la calidad de vida de los colaboradores y la comunidad, las mismas se englobaban en el nombre de responsabilidad social empresarial (RSE), las actividades fueron madurando y este año han sido gratamente sorprendidos con el reconocimiento de buenas prácticas RSE 2018, que anualmente otorga la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC).

En el camino de la responsabilidad social, Meggie Núñez, gerente de Calidad, comenta “que para llevarlo a cabo es necesario convencimiento genuino para hacerlo sostenible, debido a que implica sacar a la organización de su zona de confort y hacer una reingeniería de su gestión; para ello, todos los involucrados de la organización deben estar alineados, esto incluye a los clientes, colaboradores, directores y proveedores”.

Uno de los proyectos más importantes que los hizo merecedores de tan importante galardón fue la campaña “Un café por el planeta”, que consiste en el reemplazo de los vasos polipapel que proveen a sus clientes por tazas reutilizables de cerámica, esto con la finalidad de la reducción de la basura generada por los vasos y la emisión de CO2.

“La campaña surge de una auditoría medioambiental que hicimos a la organización, con la que nos dimos cuenta del impacto que tiene la cantidad de vasos que entregábamos y terminaban directo en Cateura, ya que el país no cuenta con una planta recicladora para ese ítem especifico. Si bien no es basura que queda en Cafepar, sino en el cliente, no podíamos estar ajenos a esa problemática, ya que es nuestra marca la que también está involucrada y debíamos ser coherentes con lo que predicamos”, comenta Meggie Núñez.

Nuñez destacó que “una economía sustentable es el equilibrio entre el deber y el hacer, es lo que se debe realizar de manera correcta y hacerlo efectivo para poder ser una empresa que lleva la bandera de socialmente responsable. Cafepar continuará esforzándose en expandir las buenas prácticas a todas sus estrategias de negocio a través de sus servicios de vending en corporaciones y que con cada café Lavazza entregado, el cliente pueda tener la certeza de que ha sido inspeccionado con calidad y responsabilidad”.