Con el propósito de respaldar la estrate­gia de gestión de la deuda pública del Ministe­rio de Hacienda del Paraguay, a través de un instrumento precautorio de financia­miento para proveer recur­sos líquidos al país en caso de ocurrencia de choques externos y/o propagación de turbulencias financieras mundiales o regionales, que dificulten el acceso compe­titivo a los mercados inter­nacionales de capitales, el Directorio de CAF –Banco de Desarrollo de América Latina- aprobó una Línea de Crédito Contingente no Comprometida de Liquidez a la República del Paraguay por hasta US$ 300 millones, de acuerdo a un comunicado del organismo financiero multilateral.

“Este financiamiento contin­gente permitirá garantizar la disponibilidad de fondos en previsión de una necesidad financiera real, que junto con el ordenamiento fiscal y la estabilidad macroeconómica que ha tenido Paraguay, son una importante señal de con­fianza en los fundamentos económicos del país para los inversionistas, lo cual le per­mitirá continuar creciendo y avanzando en sus estrategias de desarrollo”, aseguró Luis Carranza, presidente ejecu­tivo de CAF.

El informe agrega que el apoyo de CAF a Paraguay se ha concentrado recien­temente en los siguien­tes sectores estratégicos: infraestructura económica y de integración, desarro­llo social y ambiental, for­talecimiento institucional, y desarrollo del sector pro­ductivo y MIPyME; a través de iniciativas en beneficio de los paraguayos como las recientes aprobaciones para el “Proyecto de Habilitación y Mantenimiento de la Ruta Nacional N° 9 y Accesos” por US$ 400 millones y para el sector energético el “Pro­grama de Fortalecimiento de Transmisión del Sistema Interconectado Nacional y Distribución Eléctrica Rural – Ande” por US$ 170 millones; entre otros.

Según el comunicado, el com­promiso de CAF por mejorar la calidad y disponibilidad de proyectos de infraestruc­tura de integración regio­nal, se ratifica una vez más con la aprobación por parte del Directorio de la segunda etapa del Programa de Prein­versión de Infraestructura Regional (CAF-PPI), que al igual que la primera etapa, contará con un monto total de US$ 10 millones. En ese sentido, Argentina, Bolivia, Chile, Panamá y Paraguay enviaron las primeras solici­tudes para financiar la reali­zación de tareas de apoyo en materia de diseño, formula­ción y análisis de preinversión para proyectos priorizados de infraestructura de integra­ción en los sectores de ener­gía, transporte y telecomu­nicaciones. Para esta segunda etapa se espera atender las solicitudes de otros países accionistas que ya han mani­festado su interés.

En la CLXV sesión del Direc­torio de CAF realizado en México también se aproba­ron operaciones por US$ 80 millones para el “Programa de integración y desarrollo urbano, social y ambiental del municipio de Camaçari” en Brasil y US$ 200 millones para el “Programa de enfo­que amplio para la construc­ción, rehabilitación y mante­nimiento vial” en Trinidad y Tobago.

La ruta hacia la celebración del cincuentenario de CAF comenzó en México con un seminario sobre el futuro de los gobiernos en la era digital y la 50º Asamblea General de Accio­nistas. Desde el comienzo de sus operaciones en 1970, CAF ha financiado más de US$ 175.000 millones en operaciones a sus 19 países miembros para promo­ver el desarrollo sostenible y la integración regional.