Los recursos de los bonos emitidos por el Paraguay en el campo internacional serán distri­buidos en su mayoría (51,4%) para la ejecución de obras de infraestructura del Minis­terio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y el Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat (MUVH).

El viceministro de Adminis­tración Financiera, Óscar Llamosas, explicó que de los US$ 500 millones emiti­dos el pasado lunes, el 49,6% será destinado para los pro­yectos con que cuenta actual­mente el MOPC, es decir, unos US$ 248 millones. Entre las obras para las cuales se usa­rán estos recursos se encuen­tran: la segunda etapa de la Costanera Norte, mejora­miento de 151 km del tramo Capitán Bado - Santa Rosa, tramo Alberdi - Pilar, Corre­dor de Exportación en Itapúa y Alto Paraná, Mejoramiento de la Ruta 9, mejoramiento de la Ruta 3, entre otros.

Óscar Llamosas.
Óscar Llamosas.

Por parte del MUVH, utili­zarán el 1,8%, es decir, US$ 9 millones, de los recursos obtenidos para los planes de construcción de viviendas. Un total de US$ 200 millones (40%) será destinado para el paso de amortización de deu­das y US$ 43 millones (8,6%) será para capitalización.

“Esta emisión es la que mayor demanda tuvo con relación a las demás que se realizaron en año anteriores, fue de seis veces más”, manifestó el Vice­ministro.

HISTORIAL

En cuanto al historial de las emisiones, desde el 2013 el Paraguay a la fecha se rea­lizó un total de seis emi­siones por un total de US$ 3.910 millones. En el 2013 se emitieron US$ 500 millones, en el 2014 US$ 1.000 millo­nes, en el 2015 fue de US$ 280 millones, mientras que el siguiente período la emi­sión fue de US$ 600 millo­nes. En el 2017 la emisión fue por US$ 500 millones, en el 2018 por US$ 530 millones y el pasado lunes, US$ 500 millones.

De esa cantidad de dinero, una buena parte fue a parar en las arcas de la Administra­ción Nacional de Electricidad (Ande), el MOPC, la INC, la Senavitat, actual MUVH, y otras instituciones.

Llamosas señaló que los recursos destinados a las obras de infraestructuras tienen un efecto positivo en la economía, ya que son necesidades que padece el Paraguay.