El guaraní cerró el 2018 con una devaluación ante el dólar ameri­cano del 7,02%, que lo coloca entre las monedas más fuertes en la región durante el 2018. La divisa local es así la tercera más fuerte ante el dólar, solo superada por el sol de Perú y el peso mexicano, con 4,74% y 0,70%, respectivamente.

El peso argentino fue el que más perdió, en un 108,25%; mientras que el real de Bra­sil, 17,15%, según los datos de Bloomberg Dollar Spot Index, publicados por el analista financiero Federico Callizo Pecci.

La devaluación paraguaya tuvo un retroceso, ya que en octubre pasado registraba una variación del 7,16% y cerró el año con 0,14 puntos menos, en 7,02%. En ese mes, la cotiza­ción del tipo de cambio llegó al techo máximo de los G. 6.010 por unidad minorista.

La moneda argentina se sitúa en una crisis cam­biaria, situación en la cual estaba envuelta en setiem­bre, cuando su devaluación superaba ya el 100%. El Banco Central del Paraguay cuenta con suficiente “colchón” financiero para hacer frente a las fuertes presiones que afectan la cotización del tipo de cambio, de manera a con­ducir bien su política mone­taria, que se basa en la estabi­lización de la inflación.

José Cantero, presidente del BCP, atribuyó parte de la debilidad de los guaraníes este año a las filiales loca­les de multinacionales que compran dólares en medio de los problemas económi­cos en la vecina Argentina y Brasil. “Nuestra estrate­gia de comunicación proba­blemente tiene que ser más rápida en el sentido de ayu­dar a estas grandes multina­cionales a entender que Para­guay es diferente”, dijo en una entrevista para Bloomberg.

Según el Comité Ejecutivo de Operaciones de Mercado Abierto (Ceoma) del BCP, entre el 19 de diciembre y la fecha de la anterior reunión del comité, el 22 de noviem­bre, se observó una leve depreciación del guaraní con respecto al dólar estadouni­dense del 0,4%. En la región, la mayoría de las monedas se comportaron de la misma manera, el peso argentino, el peso chileno y el real bra­sileño se depreciaron 5,1%, 2,8% y 1,17%, respectiva­mente. En tanto que el peso uruguayo y el sol peruano se apreciaron, ambos en 0,7%.