Representantes de empresas del sector fluvial que son afec­tadas por la problemática con la Argentina afirman que intervenciones de la Cancillería no es suficiente para solucionar la situa­ción actual. El presidente de la Compañía Paraguaya de Navegación de Ultramar SA (Copanu), Juan Bosch, señaló que hasta el momento los representantes de la Can­cillería no logran avances importantes en cuanto a la problemática con la Argen­tina.

“Esperamos que se pueda solucionar realmente este problema que ya nos ha causado pérdida de dinero, tiempo, y todo por cuestio­nes que nada tiene que ver con el servicio damos a los clientes”, manifestó Bosch.

Juan Bosch.
Juan Bosch.

Fernando González, gerente de la empresa Naviship Paraguay, expresó que el problema radica en lasupuesta incapacidad del practico paraguayo por lo que son obligados a alzar y pagar a profesionales argen­tinos. “Actualmente, lasdos empresas tenemos recursos de ampara de parte de la jus­ticia argentina, pero de igual manera no es necesario lle­gar a esto ya que las embar­caciones paraguayas pueden navegar de maneralibre por la Hidrovía”, dijo González.

NORMATIVAS

Dentro de las reglamenta­ciones del Régimen de Nave­gación marítima, fluvial y lacustre(Reginave) regla­menta que todos los barcos autopropulsados y que ten­gan más de 120 metros de largo, debe alzarprofesiona­les o prácticos de naciona­lidad argentina, pero el tra­tado internacional de Libre Navegación expresa que lasembarcaciones paraguaya pueden ingresar hasta el Rio de la Plata con profesionales paraguayos.

Por su parte, Didier Olmedo, director de Política Economía de la Cancillería paraguaya, explicó que existe una inter­pretación incorrecta y que la cuestión de practicaje argen­tino es aplicada a las embar­caciones trabajan fuera de la Hidrovía Paraguay-Paraná y en Puertos que están fuera de la misma. Afirmó que la Cancillería dice que tiene como prioridad salvaguar­dar los intereses de sector fluvial con relación a la pro­blemática que existe con la Argentina.