Por Eugenio Aranda, periodista, eugenio.aranda@gruponacion.com.py

La modalidad obras por impuestos, aplicada con éxito desde hace unos 10 años en Perú y de manera incipiente en Colombia, va ganando adeptos en Paraguay. Este modelo permite a una empresa privada, en forma individual o en consorcio, financiar y ejecutar proyectos priorizados para la ciudadanía, como por ejemplo, la construcción de un puente, y luego recuperar la inversión total realizada a través de un certificado, que podrá ser utilizado para abonar al fisco el impuesto a la renta.

De acuerdo a los empresarios y analistas económicos consultados por La Nación, con este modelo se podrá tener un mejor control sobre el destino de los recursos que el sector privado paga a la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) en concepto de impuestos. Mencionan que con esta modalidad se podrá solucionar en parte el mal gasto público en Paraguay, punto que hoy es fuertemente cuestionado por la ciudadanía en general y más por los contribuyentes.

La modalidad obras por impuestos no podría ser utilizada con todos los tributos, sólo sobre los impuestos a la renta, que en Paraguay sería el Impuesto a la Renta Comercial, Industrial o de Servicios (Iracis) y Impuesto a la Renta Agropecuaria (Iragro).

El empresario y presidente del Club de Ejecutivos, Yan Speranza, mencionó que al gremio le parece bastante interesante esta modalidad, pero aclaró que la misma debe ser probada de manera pequeña, y luego ir ajustando en lo que haga falta, así como lo hizo Perú.

“Es bastante interesante porque de alguna manera permite que el sector privado controle la calidad de ese gasto, de esa obra, y lo haga con mayor eficiencia, que es una de las características del sector privado. De esa manera tendremos obras con mayor eficiencia y calidad. Obviamente esto se hace en el marco de un control; hay reglas de juego, y esa es la experiencia bastante positiva en Perú”, expresó Speranza.

CONOCEN

En ese mismo sentido, el empresario señaló que el Club de Ejecutivos conoce muy bien esta modalidad debido a que una comitiva realizó hace poco un viaje de estudio a Perú para interiorizarse más sobre el modelo obras por impuestos.

Por el lado del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), esta modalidad ya estuvo siendo también analizada, según Speranza, quien dijo que al volver del viaje de estudio, los empresarios se reunieron con el titular del MOPC, Arnoldo Wiens, quien afirmó a estos (los empresarios) que el equipo de transición ya había evaluado positivamente esta modalidad.

Antes de asumir el mando del MOPC, Wiens anunció a la prensa que la nueva administración tiene pensado aplicar la modalidad obras por impuestos para realizar obras viales mediante grande empresas del sector productivo o industrial. Agregó, en ese momento, que para ser implementado en Paraguay se deberá reunir y dialogar con personas con experiencia en lo que es el modelo peruano.

“Creo que es una opción válida para el desarrollo de obras que actualmente necesita el Paraguay, especialmente aquellas que el Estado no puede lograr”, manifestó el titular de la cartera.

OTRA HERRAMIENTA

Por su parte, el analista económico Amílcar Ferreira sostuvo que obras por impuestos es una modalidad bastante interesante, y que debería ser agregada al conjunto de herramientas que hoy cuenta Paraguay para el desarrollo de infraestructura.

“Sabemos la modalidad tradicional de adjudicación, en la que el Estado emite bonos soberanos o se endeuda con multilaterales para financiar dichas obras. También las Alianzas Público Privadas, que son también herramientas que deben ser utilizadas”, agregó.

Indicó, además, que una de las ventajas que ofrece esta modalidad es que el Estado no incurriría en gastos por intereses por el financiamiento de estas obras. “Creo que puede ser particularmente útil para rutas cortas, puentes; especialmente en zonas productivas, donde están instaladas empresas”, puntualizó Ferreira.

De enero a setiembre del 2018, la Administración Central destinó a inversión unos G. 3.071,7 billones (US$ 525 millones), cuyo principal ejecutor fue el MOPC, según dieron a conocer este viernes desde el Ministerio de Hacienda.