Los alimentos procesa­dos o industrializados son beneficios para la sociedad ya que aportan unas variedades nutricionales para el ser humano, según la Dra. Susana Socolovsky, doc­tora en Ciencias Químicas, con especialidad en Química Orgánica. Fue en el marco del Seminario de la Indus­tria organizado por la Aso­ciación Paraguaya de Tecnó­logos de Alimentos( Aspatal), la semana pasada.

La científica explicó que los alimentos procesados no son los causantes del aumento de la obesidad en Amé­rica Latina como lo están haciendo ver. Dijo que existen más de 300.000 científicos involucrados en el mundo de los alimentos que rechazan esa teoría. "Los beneficios de la ciencia de la tecnología de alimentos en la elaboración de alimentos industrializa­dos, envasados, se desconoce debido a que los científicos no forman parte de la discusión, no forman parte de los profe­sionales que son consultados para este tema", manifestó la Dra. Socolovsky.

Susana Socolovsky.
Susana Socolovsky.

Agregó que esta situación ha generado una opinión falsa sobre los beneficios de los alimentos procesados que es visto como alimento no con­veniente para la salud. Soco­lovsky explicó que la indus­tria alimentaria ha trabajado duro para poner en conoci­miento de la población la información correcta de manera a que los ingredientes del producto adquirido llegue a la mayoría de los consumi­dores. Esta técnica consiste en mostrar mediante una etiqueta adherida al envase, sobre si este alimento con­tiene grasas, grasas satura­das, azúcar o miligramos, según corresponda por por­ción de alimento, así como cantidad de calorías. "El prin­cipal objetivo es que mediante las etiquetas, los consumi­dores puedan saber es lo que pretender comprar y a par­tir de esa información ver si conviene consumirlos o no", expresó la Dra. Socolovsky.

Explicó que la falta de infor­mación puede perjudicar gra­vemente a las personas que padecen de enfermedades como diabetes, hipertensión, que pueden ingerir alimentos que contengan altos porcen­tajes de azúcar o sal y grasa saturada que van en detri­mento de los consumidores aquejados por las enferme­dades mencionadas.