Por medio del Decreto N° 8699/18, de fecha 14 de marzo del 2018, se reglamentó por primera vez la Ley de Minería N° 3.180/07, después de 10 años de su promulgación, constituye un logro más de la actual administración, con lo cual se busca ofrecer mayor transparencia en el trámite de las solicitudes, permisos y concesiones mineras, además de asegurar el Estado paraguayo inversiones serias que reditúen en materia económica y técnica-geológica.

Según esta disposición, dado el fortalecimiento y el auge de las actividades mineras en el país, es imperiosa la reglamentación de la Ley de Minería, con sus modificaciones y ampliaciones, a fin de dinamizar los trámites administrativos ante el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, así como pautar los aspectos técnicos referentes a la actividad minera. En cuanto al ámbito de aplicación, menciona que el presente decreto tendrá carácter obligatorio para todas las personas físicas o jurídicas que soliciten permisos o concesiones para prospección, exploración y explotación de minerales, así como para los permisionarios, concesionarios y funcionarios públicos intervinientes en los procesos tendientes al otorgamiento de permisos o concesiones mineras.

Se establece también que toda solicitud de permiso o concesión minera deberá ser presentada en la Mesa de Entrada Única (MEU), en un (1) ejemplar original y dos (2) copias autenticadas, debidamente foliadas en números y letras, con los demás requisitos indicados en la ley respectiva y el presente Reglamento. Los requisitos son presentar el expediente en un original y 2 copias autenticadas; acreditar la identidad del solicitante o la constitución de la empresa y la capacidad del firmante; constituir domicilio real en el país, designar representante legal residente en el país, en caso de tratarse de personas físicas o jurídicas extranjeras y consignar número de teléfono para las notificaciones; presentar Plan de Inversión, con la declaración jurada firmada por el solicitante de cumplimiento de obligaciones conforme al formulario aprobado por el MOPC; presentar declaraciones juradas exigidas por la Ley de Minería o el presente reglamento; y no estar en incumplimiento con el fisco, presentando para el efecto el certificado de cumplimiento tributario.

El proceso para lograr la reglamentación, se inició con la depuración del Catastro Minero, continuó con una serie de acciones, entre ellas reglamentar la Ley de Minería, que busca ofrecer mejores condiciones para los inversionistas dándoles mayor seguridad a esas inversiones y al Estado paraguayo. Lo que se consigue con esto es aclarar y detallar de una mejor manera artículos controvertidos de la Ley de Minería, así como ofrecer mayor transparencia en el trámite de las solicitudes, permisos y concesiones mineras. También se asegura al Estado paraguayo inversiones serias, que reditúen no solo económicamente sino también con información técnica-geológica, permisos y concesiones.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar