En un 39,7% se incre­mentó la inversión social en el país desde el 2014 hasta enero del pre­sente ejercicio fiscal, según la Dirección General de Pre­supuesto (DGP) del Ministe­rio de Hacienda.

Durante el primer mes de este año, el desembolso que realizó el Ministerio de Hacienda para dicho fin fue de G. 1,144 billones, mientras que en todo el 2014, el dinero destinado a este sector fue de tan solo G. 819.000 millones, destaca el informe de la car­tera económica.

En ese sentido, el fisco indica que en todo el 2015 se destinó unos G. 990.000 millones a la inversión social, cifra que se incrementó a G. 1,06 billones y G. 1,3 billones durante los años 2016 y 2017, respectiva­mente. Técnicos del Ministe­rio de Hacienda afirman que el crecimiento de la inver­sión social se logró gracias a que la Administración Cen­tral pudo contener el gasto salarial público de manera injustificada, y se consiguió incrementar los ingresos tributarios en los últimos meses. En enero de este año, la Administración Central destinó al pago de salarios el 65% de todo lo registrado como ingreso tributario.

Entre los rubros más benefi­ciados con los recursos desti­nados al sector social se des­tacan el de educación, salud, protección social y vivienda. Los recursos destinados a este sector son utilizados para financiar diversos programas sociales, que tienen por obje­tivo mejorar las condiciones de vida de la población más vulnerable, con ciertas nece­sidades insatisfechas.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Hacienda, la participación de la inversión social dentro de la ejecución de la Administración Central fue del 51%. Esto significa, que de cada G. 100 ejecutado, G. 51 fueron destinados a progra­mas sociales.

El 49% restante se distribuyó entre los demás sectores de la clasificación funcional del gasto público: administración gubernamen­tal, seguridad, sector econó­mico y deuda pública, indica el reporte del fisco.