El Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) explica que no es necesario suspender la importación de caballos de la región, pese a los brotes de encefaliomelitis equina en Argentina y Uruguay. La viremia del animal con la enfermedad es mínima, por eso es considerado que estos animales y el hombre son huéspedes que no infectan, según comentó la doctora Viviana Alonso, directora de Anemia Infecciosa Equina y otras Enfermedades.

“En un principio se abrieron algunas interrogantes de parte de los productores, si es que íbamos a suspender de todos los países del Mercosur, pero realmente no vemos que hayan motivos para frenar una movilización de la importación”, comentó Alonso en contacto con La Nación/Nación Media.

Puede interesarle: Proyecto de superintendencia quiere proteger inversiones jubilatorias, afirman

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Uno de los factores es que los ejemplares que ingresan a Paraguay hacen primeramente una cuarentena de origen, que mínimamente dura 15 días, por lo tanto, si el periodo de incubación es de dos a 10 días aproximadamente para la encefaliomelitis equina del oeste, en pocos días ya se podrían observar síntomas en caso de que el animal haya enfermado.

Así también, se cuenta con una exigencia de tener la vacunación, que es bastante efectiva, para la entrada a países regionales. “Se realiza una vacunación previa, por tanto, consideramos que el sistema inmunológico está en condiciones de luchar porque hay formación de anticuerpos previos a ese viaje”, sostuvo.

Lea más: Lluvias y accesos en mal estado impiden mayor ocupación en posadas turísticas

Los últimos brotes reportados en Argentina provienen de Formosa y, en torno a ello, el Senacsa mantuvo una reunión con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de ese país, donde compartieron criterios técnicos para tomar medidas sanitarias comunes en la región. “Los brotes en general que se están dando son de un animal por establecimiento por lo tanto se cumple lo que en la teoría dice a cerca de la transmisión de la enfermedad que ‘somos un fondo de saco’ tanto humanos como equinos”, remarcó Alonso.

La encefalitis del oeste es considerada la menos agresiva entre las tres (este, oeste y venezolana), mientras que la tasa de mortalidad es menos que el 30 %. “Lo más importante es dejar en claro que el ser humano ni los caballos son fuente de transmisión”, apuntó la especialista a LN/NM

Dejanos tu comentario