El sector ganadero enfrenta problemáticas que complican o frenan su mayor crecimiento y desarrollo. Por ello, precisan del trabajo conjunto entre todos los que integran la cadena de valor de la carne, tanto en el sector privado como público. La ganadería es un pilar fundamental de la economía paraguaya, que a la vez es sinónimo de grandes oportunidades.

El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, manifestó que las tres principales problemáticas que enfrenta la actividad ganadera son: la concentración de industrias que resulta altamente dañina para la cadena, las dificultades de exportar ganado en pie y el acceso a más mercados.

“Sobre el primer punto, es un problema estructural, porque por un lado, hay 130.000 productores de ganado, y por otro lado, solamente 6 empresas compradoras, de entre las cuales, una industria tiene el 40% de participación. Esta concentración es altamente dañina y en épocas de crisis va siempre en detrimento del sector primario”, expresó.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: MAG apunta a potenciar la producción agrícola en cada región

Generador de empleo

Las expresiones del titular de la ARP se dio en el marco del cierre del Congreso CEA 2023, del Consorcio de Ganaderos para Experimentación Agropecuaria, que se desarrolló los días 6 y 7 de noviembre en el Centro de Convenciones de la Conmebol. En la oportunidad, Galli estuvo como disertante para abordar sobre la importancia del sector agropecuario en la economía nacional y su rol vital como generador de empleos.

El gran generador de empleos en el Paraguay es el campo”, dijo, teniendo en cuenta que la actividad ganadera genera 272.000 empleos directos, de los cuales, el 93 % está en el campo, el 5 % en el sector de los servicios y el 2 % en los frigoríficos, explicó.

La cadena de valor de la carne y el campo tienen un alto impacto en la economía nacional, con una incidencia del 12 % en el PIB. Foto: Gentileza

Impacto del campo

Indicó que muchas veces no se tiene idea del impacto del campo sobre la economía nacional, pues solo la cadena de valor de la carne tiene una incidencia del 12 % en el PIB, que serían unos US$ 5.800 millones. Si se le suma todo el sector agropecuario y forestal, la participación asciende al 41 %.

Es por ello que el complejo ganadero tiene grandes oportunidades, por la alta demanda mundial de alimentos y la tendencia de crecimiento para los próximos años, aunque el contexto local presenta un escenario complicado, lamentó.

Explicó que desde 1994 al 2014 la cantidad de cabezas se duplicó, llegando a 14,5 millones. Sin embargo, desde entonces hasta hoy, esa cantidad disminuyó paulatinamente a causa de una retracción por la que atraviesa el sector. Actualmente se cuenta con solo 13,5 millones de cabezas de ganado.

Puede interesarle: Anuncian mesa de trabajo para mejorar el rubro agroganadero en el Chaco

Acceso a más mercados

A todo esto, agregó que hay un alto nivel de endeudamiento en el sector ganadero, tras los complicados años, especialmente los anteriores 3 en periodo de sequía, cuya deuda se estima en unos US$ 1.700 millones.

El otro factor que le resta al sector es el acceso a más mercados, pues Paraguay aún sigue fuera de los principales importadores que acaparan el 62 % de la distribución mundial de carne bovina, que son China, Estados Unidos, Corea y Japón. Hay que mencionar que con los últimos tres ya se iniciaron las gestiones, y se aguarda las aprobaciones finales, en especial el del destino norteamericano.

Dejanos tu comentario