Por Osvaldo Acosta

osvaldo.acosta@nacionmedia.com

La coyuntura económica del país está atravesando por una situación positiva, a juzgar por la estabilidad macroeconómica experimentada por el lado de la inflación y el crecimiento moderado del producto interno bruto hasta el primer semestre del año, impulsado preferentemente por el boom agrícola, desarrollo inmobiliario y el sector de la construcción. Este escenario es favorable para el nuevo gobierno, que asumirá las riendas del país desde el 15 de agosto próximo.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

El economista y exministro de Hacienda César Barreto había puntualizado que la coyuntura, en términos económicos, es positiva, ya que tras varios años de crisis por la pandemia y sequía, Paraguay viene atravesando por un gran momento de recuperación, lo cual es favorable para el gobierno entrante.

Atendiendo a esta coyuntura económica y fiscal del país, desde el Ministerio de Hacienda se trabajó en una hoja de ruta para que el nuevo gobierno pueda tener las herramientas necesarias para sobrellevar el panorama, según indicó el ministro interino de Hacienda, Marco Elizeche, en entrevista radial esta mañana.

”Es intención del Gobierno entrante tratar de pagar el 100% de las deudas con las farmacéuticas y las constructoras durante el presente año, eso implica un endeudamiento adicional. Tendremos que ir al Congreso Nacional y pedir un préstamo en torno a ese monto, lo que obviamente implicará un aumento del déficit fiscal de 4 % o 4,1 %”, explicó Elizeche.

Lea más: Afirman que será crucial para nuevo gobierno llevar a cabo una reforma en la caja fiscal

Los datos últimos refieren que actualmente el déficit fiscal (diferencia negativa entre ingresos y gastos del Estado) se encuentra en 2,3 % del producto interno bruto (PIB). La ley de responsabilidad fiscal establece un tope máximo -al cierre del año- de 1,5 % del PIB. El año pasado, este déficit cerró en 3,0 % del producto.

Esta situación desproporcionada del aumento de gastos y que incrementan el déficit fiscal generaron una inquietud a las autoridades de Hacienda, que ya están de salida. En efecto, el ministro interino se mostró preocupado por los aumentos que se dieron a algunas instituciones a instancias del Legislativo, entre ellas a la Fiscalía, a la Cámara de Diputados, para los hospitales de Coronel Oviedo, entre otros. ”Todo esto lo que hace es ponerle más presión al Presupuesto General de la Nación y darle menos maniobrabilidad”, agregó Elizeche.

El funcionario agregó que el nuevo gobierno deberá continuar con las reformas para generar mayor espacio fiscal y mejorar la situación financiera. El analista Barreto remarcó, por el lado fiscal, que Santiago Peña no tendrá un espacio positivo, es decir, que el desafío estará en llevar a cabo las reformas que sean necesarias para que el gobierno pueda converger en la tasa objetiva que es de 1,5 % del producto interno bruto (PIB), según la ley de responsabilidad fiscal.

Te puede interesar: Ingresos tributarios: gestión de Peña se enfocará en dar seguridad jurídica al sector privado



Dejanos tu comentario