En el marco del análisis sobre el aumento del salario mínimo, cuya información está prevista para el próximo mes, desde diferentes sectores han expresado sus posturas sobre el monto que debería subir. Desde el equipo técnico que realiza el estudio, afirman que lo más razonable es hacerlo con base en la ley debido a que genera previsibilidad a todo el sector económico.

En comunicación con el programa “Duro de Callar”, emitido por el canal GEN, el ingeniero Enrique Vidal, representante de la Federación de la Industria y el Comercio (Feprinco) dentro de la Comisión Nacional del Salario Mínimo (Conasam) aseguró que “debemos estar conscientes de que están atados a una ley en que dicta que el salario mínimo debe ser ajustado anualmente de acuerdo a los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC)”, según dijo.

A su criterio, la herramienta dada por la ley es la más razonable atendiendo a que en el pasado, el salario era ajustado cuando la inflación (nivel de costo de vida) llegaba o sobrepasaba el 10 %. Una vez que se llegó a un consenso entre el sector sindical y representantes del sector público, salió la ley que está en vigencia actualmente.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

“Esto hace previsible a toda la industria, es más previsible porque uno sabe más o menos el porcentaje que puede tener la inflación anual, entonces, de esa manera uno puede proyectar sus precios. Nosotros estamos atados a ese IPC”, afirmó Vidal.

Te puede interesar: Consumo se mantiene bajo ante pérdida del poder adquisitivo de las familias, señalan

Por eso, aseguró que el pedido de incrementar el salario mínimo a G. 3.500.000 no estaría ajustado al nivel del IPC que podría reportarse en este mes. Si bien los datos finales se conocerían al término del mes, el mismo no tendría mayor cambio debido a que en mayo la inflación logró estancarse, por lo que se espera que se mantenga en ese nivel.

Consultado sobre el modelo utilizado para determinar el monto del salario, aseguró que entre el sector sindical, los gremios productivos del país y los representantes del Estado están en constante reunión a fin de analizar la amplitud de la ley que, si bien puede resultar insuficiente, es lo que dictamina hasta la fecha.

Explicó que al sector privado le conviene que haya previsibilidad debido a que de esa forma podrán ajustar sus precios debido a que para su composición se tiene en cuenta el salario mínimo. El ingeniero afirmó que el salario mínimo estaría afectando a un volumen de 200 mil entre 300 mil personas en el país.

Leé más: Remate fusión de la Texel arrojó una facturación de G. 526 millones

Dejanos tu comentario