El censo agropecuario culminó la segunda semana de levantamiento de datos. No obstante, los censistas se han encontrado con una problemática que dificulta el proceso debido a que registran productores resistentes a proveer información. En ese sentido, desde la organización explicaron que todo lo recabado es de carácter confidencial y será utilizado solo para fines estadísticos.

“Estamos teniendo un problema a nivel de campo, la gente está un poco resistente a entregar los datos y estamos tratando de romper ese paradigma”, explicó a La Nación Edgardo Núñez, coordinador operativo, quien refirió que a pesar de la difusión mediante campañas publicitarias en los distintos territorios y las explicaciones se han topado con esta problemática.

“No hay mucha condición para levantar los datos, esto se da por parte del productor”, afirmó. Asimismo estiman que uno de los factores podría ser la inseguridad atendiendo a que muchos de ellos están reacios a recibir a los censistas, expresaron.

Indicó que en esos casos los supervisores se encargan de brindar apoyo o los mismos censistas, intentan encontrar soluciones para conseguir los datos. “Se busca un referente o líder de la zona, algún representante, presidente de comité o asociación para luego avanzar con los productores, pero igualmente se presenta el problema”, comentó.

Lea también: El sector productivo precisa de mayores políticas públicas que generen previsibilidad, señalan

De las 90.000 unidades de observación que se tienen previstas se ha logrado relevar unas 40.000, lo cual representa el 40% alcanzado, expresaron. Foto: Archivo.

Dificultades de la encuesta

“Exhortamos a los productores que el censo se está realizando a nivel país y que necesitamos el apoyo de todos. Es importante destacar que la información es confidencial y su objetivo es generar estadísticas en el área de producción y nada más”, aseguró. También recalcó que el censo no tiene relación a otros tipos de procesos como catastro o cuestiones impositivas.

Núñez mencionó que esta situación se da de forma general y no por zonas. “Con el estrato de grandes fincas es aún más complicado porque por lo general el propietario no está en el territorio o viven en las grandes urbes y se debe hacer la visita en oficinas administrativas”, dijo.

Actualmente alrededor de 694 censistas, 100 supervisores y 55 personales distritales trabajan en la recolección de la información. De las 90.000 unidades de observación que se tienen previstas, se ha logrado relevar unas 40.000, lo cual representa el 40% alcanzado.

Lea también: UIP y mipymes afirman que se debe trabajar en la elaboración de una verdadera política industrial

Dejanos tu comentario