A quién no le gusta el chocolate, es lo primero que nos preguntamos al dejar esta nota a los lectores, porque se hace casi imposible la idea de que a alguien no le guste. Y es que la innovadora y revolucionaria propuesta de una pareja de emprendedores invita a querer probarlos como sea, ya que además de lo sabroso que resulta este producto a base de cacao, goza de un trabajo artístico pintado totalmente a mano.

Sí, son los chicos de Wisner Chocolates; José Coronel y su esposa Laura Gali, ambos de profesión contadores, quienes desde hace un año y medio vienen dedicándose a producir chocolates paraguayos a base de cacao colombiano.

Para conocer sobre lo que fue la más reciente colección, de unos bombones artesanales denominados Paraguay independiente- Edición Limitada, que contaron con la colaboración de la talentosa artista paraguaya Lili Cantero. El diario La Nación- Nación Media entró en contacto con ellos.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: Emprendedores LN: apuntaron al estilo deportivo y lanzaron marca propia en plena pandemia

Fue José quien nos brindó una entrevista y comentó que la pareja es conocida de la artista, y que siempre tuvieron la idea de hacer algo juntos, y esta vez se dio la ocasión que justo se encontraba por el país, conversaron al respecto con Lili, realizó algunas pruebas y así se dio vida a la exclusiva colección.

Laura Gali y José Coronel son los emprendedores que llevan al frente Wisner Chocolates. Foto: Gentileza.

“Creamos esta colección de deliciosos y delicados bombones de nuestro chocolate paraguayo, cuidadosamente pintados a mano en colaboración con la artista paraguaya Lilia Cantero, quien se encargó de pintar a mano cada uno de los moldes de nuestros bombones con diseños inspirados en Paraguay, nuestra cultura, historia y esencia que nos hace únicos”, expresó José.

Obra de arte al paladar

Fue así que revolucionaron el mercado de los chocolates, de forma única e inédita, nunca antes vista, con una obra de arte única para el paladar con un toque de cultura y esencia del Paraguay, indicó emocionado el emprendedor.

De esta manera, cada bombón es una pieza de arte, cubiertos de crujiente y suave chocolate paraguayo, rellenos con sabores cuidadosamente seleccionados. Cada caja consta de 12 bombones rellenos con una selección de 4 fabulosos sabores como dulce de leche y crema de frutos secos, pistachos, mburucuyá y frutos rojos y frambuesa.

La exclusiva presentación, en una elegante caja negra, incluye una ilustración alusiva también a la independencia, y arraigada cultura paraguaya, creada por Lili exclusivamente para esta ocasión.

Al tratarse de una colección limitada, se agotaron por completo, indicó José, y que muchas personas seguían solicitando estos bombones exclusivos, pero como llevaba mucho tiempo crearlos y Lili podía destinar solo un tiempo a esto, tuvieron que dar por terminada la serie.

En total llegaron a vender 10 cajas de los bombones edición limitada, cada una con 12 unidades pintadas a mano con distintos diseños; cada caja le llevaba a Lili entre 4 a 5 horas pintar con todos los detalles, subrayó el emprendedor.

Se arriesgaron para ofrecer algo diferente

Y para entender un poco de cómo les surgió la idea de este emprendimiento, remontamos hasta hace un año y medio, plena pandemia, cuando la pareja viendo un programa televisivo argentino sobre una empresa que fabricaba chocolates, empezó a investigar si en Paraguay había algo igual, y se encontró que no y así, luego decidió viajar a Colombia, donde se capacitó y empezó a adquirir el cacao en grano para procesarlo a nivel local.

“Nos arriesgamos realmente, nos entusiasmamos y tomamos la decisión de correr ese riesgo, sin saber lo que podía pasar, pero muchas veces hay que hacerlo para ofrecer algo diferente y así salir adelante”, resaltó José.

Esto, ya que al ser contadores, ambos estaban con trabajos; él era funcionario público, ya renunció y ella, Laura, también lo hará para dedicarse ambos de lleno a este emprendimiento que sin duda rompió un esquema tradicional, porque se dieron cuenta del giro que dio en sus vidas y ya requería de mayor dedicación.

Puede interesarle: Emprendedores LN: iniciaron con delivery de hamburguesas gourmet tipo europeas, y ya abrirán un local

Actualmente, a un año y medio de arrancar en la sala de su casa, Wisner ya cuenta con su propia fábrica en la ciudad de San Antonio, pues necesitaban de los registros legales para producir desde las 6 variedades de tabletas, trufas y los bombones artísticos normales, todos de chocolate a base de granos de cacao colombiano.

Todo el negocio lo iniciaron con capital propio en 95%, a más de un concurso con la Misión Técnica de Taiwán que Laura ganó la suma de US$ 1.900 en Reemujerpy, que ayudó también a más del reconocimiento logrado gracias a esto. Ahora también se están preparando para lo que será el evento Chocolatzal en julio, complementó José.

El emprendimiento cuenta con tabletas, trufas y los bombones artísticos. Foto: Gentileza.


Dejanos tu comentario