Carlos Fernández Valdovinos, expresidente del Banco Central del Paraguay (BCP) y actual miembro del directorio del Banco Basa, sostiene que el Gobierno debe encontrar nuevas fórmulas para determinar el ajuste del salario mínimo, teniendo en cuenta que dicha cuestión está en discusión hace varias semanas.

“Es un tema urticante porque los ajustes nunca son suficientes para aquel que va a recibir el salario, mientras que aquel que debe pagar esos salarios considera que es una exageración el aumento que se tiene. Siempre va a existir gente descontenta, por lo cual es muy difícil su solución”, señaló.

Carlos Fernández Valdovinos, expresidente del BCP y actual miembro del directorio del Banco Basa. Foto: Archivo.

El economista reflexionó que se debe considerar el porqué fue diseñada la “Canasta Básica”, cuyo precio o evolución de la misma es medida por el Banco Central. “Está creada para una cuestión en particular, que es tratar de medir la inflación promedio en la economía de una canasta de bienes que consume en promedio una persona no millonaria, pero tampoco pobre; es decir, sería el promedio de todos nosotros. Tiene muchos supuestos y está siendo utilizada en una cuestión para la cual no fue creada, que es el ajuste del salario mínimo”, afirmó.

Lea también: Cámara de Comercio considera esencial la ley de servicios de confianza

Fernández Valdovinos añadió que, si bien es cierto que muchos de los productos que están siendo medidos en la canasta básica familiar reflejan lo que consume el trabajador, también hay muchos que no lo hacen.

“No está hecha sobre lo que consume un trabajador, sino sobre la canasta de una persona ficticia que sería el promedio de todos los consumidores de Gran Asunción, ya que ni siquiera es de todo el país. Ahí empieza a distorsionarse y probablemente explica en parte el grado de insatisfacción que puede llegar a tener la clase obrera que recibe ese salario mínimo con respecto a la evolución”, explicó.

Acotó: “Deberíamos encontrar mejores formas de ajustar el salario mínimo y no solamente basándonos en una canasta que no es representativa de los trabajadores. Ahora, dicho eso, a todos nos gustaría ganar más, de manera fácil y pedirle a todo el mundo que pague 25% más”.

Sobre ese punto, el extitular del BCP manifestó: “No estoy discutiendo si es real o no (el aumento del 25%), me parece muy raro que algo haya subido 21% este año con esa recesión que hubo, con la caída en el consumo; me parece bien difícil que algo haya subido ese porcentaje. Hay que encontrar ese equilibrio en evitar ser populista, pero al mismo tiempo darles un salario digno a los trabajadores”, precisó.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos resolvió ayer sugerir al Poder Ejecutivo el aumento del salario mínimo vigente en G. 97.000, monto que podría incluirse a partir del mes de julio, mientras que las centrales obreras rechazaron dicho incremento considerando que no se ajusta a la realidad de la clase trabajadora.

Puede interesarle: Tasa de interés de política monetaria se mantiene en 0,75% anual

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar