Utilizar el remanente de aproximadamente US$ 10 millones de lo que fue el Pytyvõ 2.0 para ser destinado a pagos de subsidios para los comerciantes fronterizos fue la propuesta alternativa ofrecida por el Ejecutivo como contrapartida a la ley sancionada en el Congreso para ayudar a los comerciantes fronterizos afectados por la pandemia del COVID-19. Así explicó la viceministra de Economía, Carmen Marín, luego de una reunión mantenida entre los representantes del Ministerio de Hacienda con comerciantes fronterizos en la tarde de este lunes.

No obstante, la viceministra explicó que aún no fueron definidos los montos ni cantidad de pagos para el subsidio. Agregó que ese tema se estará definiendo en el transcurso de la semana.

“En 90% de la propuesta que hemos hecho estamos de acuerdo ambas partes. La idea es ofrecer un plan que sea viable”, explicó Carmen Marín.

Agregó que se discutió el tema de formalizar a los comerciantes y los trabajadores y la misión es llegar al mismo fin que el Pytyvõ 2.0

Por su parte, el viceministro de Administración Financiera, Marco Elizeche, explicó que en la reunión se llegó a un acuerdo en cuanto a la focalización del proyecto.

“Se discutió el inconveniente que plantea el proyecto de ley sancionado. Somos conscientes que de correr esa versión, el riesgo es muy grande de que esos recursos disponibles no sean suficientes para cubrir el universo que esa ley estaría estableciendo”, dijo Elizeche

Te puede interesar: El proyecto de ley de contrataciones públicas está muy avanzado, dice viceministra

Carmen Marín, viceministra de Economía. Foto: Gentileza.

Comerciantes

La señora Marta Rodriguez, de la comisión de Nanawa, explicó que en gran parte de lo planteado por el ejecutivo se encuentra en total acuerdo. Pidió que se aceleren los procesos de manera atender lo mas rápido posible a los comerciantes de la zona de Nanawa ya que la necesidad es muy grande.

“Estamos solicitando también la posibilidad de acceder a créditos de manera a recuperar parte de la perdida económica y dinamizar la economía en las zonas de frontera”, manifestó la comerciante.

Componentes del proyecto

Carmen Marín explicó que el proyecto de subsidio tiene dos componentes, el primero es un subsidio para los comerciantes formales que serán debidamente identificados mediante una plataforma de inscripción. Se habilitará un periodo de inscripción y una de las probabilidades es solicitar el número de NIS, la ubicación de comercio, el RUC, la declaración de los ingresos, entre otros.

“No es un subsidio para funcionarios públicos, ni para aquellos que son titulares del IPS, tampoco para jubilados. Básicamente queremos priorizar a los trabajadores que son afectados en sus ingresos”, dijo Carmen Marín.

En cuanto a los informales, la idea es replicar lo del Pytyvõ 2.0 sobre la posibilidad de inscribir dentro de la SET a los que no se encuentran debidamente formalizados. y desde un segundo pago formalizar a estos dentro de la SET.

Lee también: Hacienda inicia proceso de reforma del sistema de ética con apoyo del BID

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar