El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, conversó esta mañana con el equipo de Universo 970 AM y GEN para poner en contexto la situación del sector ganadero y las proyecciones para el venidero año 2021, momento que transmitió la preocupación por la posición dominante de algunos grupos empresariales en las industrias frigoríficas, lo que termina afectando la cotización.

Mencionó que el sector arrancó muy bien el 2020, al igual que todos en general, con los dos primeros meses con muy buenas expectativas, ya que los precios para los productos estaban mejorando y parecía que todo apuntaba a muy buenos números, hasta que apareció la pandemia cerrando prácticamente todos los mercados durante cierto tiempo, desembocando en una baja de precios.

La ganadería no puede dejar de producir, al operar con seres vivos, parte de la cadena alimenticia. Foto: Archivo.

Lea también: Cecon se encamina a convertirse en la cementera más grande del país

Limitaciones

Pero el sector productivo primario, como la agricultura y la ganadería, no puede parar, por lo que siguieron trabajando incluso sin despedir personal, ya que las tareas precisan de valor humano, más aún al trabajar con seres vivos, al ser los ganados parte de la alimentación y por ende perecederos.

“Desde el sector seguimos trabajando como podíamos, y en la medida en que los mercados fueron aflojando los protocolos, empezó a moverse otra vez la mercadería circulando en los distintos mercados, pero por otro lado teníamos el factor climatológico”, expresó Galli.

En ese sentido, mencionó que la sequía, que ya se venía arrastrando desde el año anterior, en especial en ciertas zonas del Chaco, donde se tuvo que empezar a vender para movilizarse, trasladar animales y todo en el escenario de recesión económica, falta de ventas y precios bajos, por lo que fue bastante calamitoso para el sector durante los primeros meses.

Ya más adelante, en el último trimestre, cuando empezaron las lluvias, se pudo mitigar el impacto a más de normalizarse los precios, esto ya luego de los incendios que afectaron fuertemente a la zona productiva del Bajo Chaco, que solo en el 2018 había sufrido una gran inundación, agregó el titular de la ARP.

Baja de precios

No obstante, lamentó que recientemente los precios se hayan desplomado nuevamente, y que si bien es una tendencia cíclica, los niveles bajos fueron superiores a lo acostumbrado, precisó.

En cuanto a las proyecciones para el próximo 2021, lo que sienten es una preocupación por algunas industrias dominantes a cargo de muy pocos grupos empresariales, teniendo en cuenta que el 70% de la producción ganadera local es para exportación, quedando solo un 30% para el mercado interno que, al ser muy pequeño, no puede absorber excedentes como sucede con los países vecinos.

Puede interesarle: Nueva candidatura para presidir UIP 2021-2024 es encabezada por Enrique Duarte

“Nosotros somos un mercado pequeño, y apenas haya una disminución en las faenas en los frigoríficos, se produce una sobreoferta en el mercado interno que no resiste, provocando la caída de precios y si no vienen más industrias para diluir la posición dominante de algunos grupos, es como que siempre quedamos manoseados en el desempeño del libre mercado”, acotó Galli.

Al tiempo de lamentar estar fuera del mayor mercado del mundo, China continental, que absorbe todo de los países de la región, pero lo que el sector requiere realmente es de mayor previsibilidad en cuanto a los mercados, aseveró.

En dicho contexto, respecto a los avances en las negociaciones con la República de China (Taiwán), refirió que este año se posicionó como el tercer mercado, en segundo lugar Rusia y Chile como el principal comprador de la carne paraguaya.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar