El Paraguay cuenta con el performance para poder desarrollar políticas adecuadas y mediante ellas poder aplicar con éxito la inclusión financiera en el país, explicó Gustavo Viñales, máster en Hacienda Pública y Administración Financiera y Tributaria de Uruguay. Fue durante el Foro Virtual Repensar la Inclusión financiera, donde se trató la experiencia del Uruguay en la implementación de la inclusión Financiera. El evento fue organizado por el Banco Central del Paraguay (BCP) y el Ministerio de Hacienda, y los moderadores fueron los titulares de ambas instituciones, José Cantero y Óscar Llamosas, respectivamente.

Viñales explicó que el Ministerio de Hacienda y el Banco Central del Paraguay (BCP), se encuentran liderando el proceso de elaboración de un proyecto de ley de inclusión financiera. “Paraguay tiene condiciones excepcionales y potentes para que la inclusión financiera obtenga los resultados positivos que se buscan”, manifestó el referente de la económica uruguaya.

Agregó que el año 2011, el Uruguay y el Paraguay tenían condiciones similares en cuanto a la inclusión financiera, pero en ese año, Uruguay contó a fines de abril con su ley de inclusión financiera.

Gustavo Viñales afirmó que la inclusión financiera es una herramienta clave para el cumplimiento de varios objetivos económicos del país y para reducir la pobreza.

Te puede interesar: Exportaciones de manufacturas cayeron 12,1% al mes de octubre

Parte del foro sobre Inclusión Financiera. Foto: Gentileza.

Experiencia Uruguaya

Fernando Lorenzo, ex viceministro de Economía y Finanzas del Uruguay, dijo que el objetivo de la inclusión financiera es lograr accesos a nuevas oportunidades dentro del mundo económico y que las personas obtengan sus derechos, entre otras cosas. Agregó que el programa se convirtió en una herramienta formidable que ayudó a la creciente formalización económica del Uruguay.

En un lapso de 5 años, el Uruguay logró emitir 1,3 millones de instrumentos de dinero electrónico y 850 mil nuevas tarjetas de débito. Así también, unas 31.000 Mipymes pudieron acceder a servicios bancarios, de las cuales 28.000 son microemprendedores (2017).

Mediante la implementación de la inclusión financiera, se logró ampliar la plataforma tecnológica para el desarrollo en los medios de pagos electrónicos. También se logró un proceso un cambio profundo en los hábitos de pagos de los uruguayos.

“El programa de inclusión financiera permitió consolidar la transformación profunda en poco tiempo. Sacudió el Status Quo y generó desafíos y oportunidades para múltiples actores económicos”, manifestó el ex viceminsitro uruguayo.

Lee también: El 41,6% de los recursos ejecutados por el MOPC proviene del BID

Dejanos tu comentario

8H

Si tuvieras que calificar la gestión de Julio Mazzoleni, ¿qué nota le pondrías?

Click para votar