San José de los Arroyos. Omar Jara. Agencia Regional.

La joven estudiante de formación docente que lanzó al mercado su producto, Cocido quemado Lucy, a fines de julio pasado va consolidando su emprendimiento, lo que le ayuda a continuar con sus estudios como era su objetivo, además de abrirle la posibilidad de estudiar una carrera afín a nivel universitario.

Ella se animó a emprender este camino con la esperanza de tener mucha venta y así solventar sus estudios, que decidió continuarlo a cualquier costo tras perder su trabajo en una estación de servicios por efecto de la pandemia.

La emprendedora joven es María Lucía Rodas, de 23 años y huérfana de madre desde los 12, vive con su padre en la compañía Arazapé de San José de los Arroyos, distante a unos 11 kilómetros del centro urbano de este distrito caaguaceño. Ahora logró mejorar la presentación de su producto: en vez de envasarlo en bolsitas, como lo hacía al principio, actualmente lo hace en elegantes potecitos.

Su historia fue publicada por La Nación y gracias a eso recibió muchos pedidos y llamadas de aliento y felicitaciones desde distintos lugares, según nos comentó. “Recibo muchas llamadas y mensajes lindos. Estoy muy feliz”, nos decía el día de la publicación.

Cocido Quemado Lucy, presentación del producto de la emprendedora. Foto: Omar Jara.

Te puede interesar: Pulp lanza una fabulosa promoción para disfrutar del sabor de lo nuestro

Solidaridad

Lucy, como se la conoce, ahora nos contó que un empresario de Itapúa le quiere ayudar a pagar la universidad para estudiar Ciencias de la Educación. "Este fin de mes me quiere enviar una notebook para que pueda estudiar a distancia. Pero antes debo culminar mi carrera de educación escolar básica”, dijo.

“De hecho, me envió una caja con potecitos para que pueda mejorar la presentación de mi cocido y vender mejor”, reveló y agregó: “me va ayudar con la condición de que termine la carrera y que después yo haga lo mismo por alguien”.

“Él aclaró que no es una persona adinerada, pero que gana lo suficiente para que le sobre un poco y con eso me quiere ayudar. Me animó también a tener factura legal, porque va a preparar 1.000 kits de alimentos para fin de año y en vez de incluir café quiere incorporarle cocido para ayudarme”, nos confió.

Formación

La joven luego de concluir sus estudios secundarios estudió corte y confección, informática, mecánica de motos y ahora está muy cerca de culminar la educación escolar básica en el Instituto de Formación Docente. Foto: Omar Jara.

Leé también: MUVH ya ejecutó más del 40% de su presupuesto

La joven luego de concluir sus estudios secundarios estudió corte y confección, informática, mecánica de motos y ahora está muy cerca de culminar la educación escolar básica en el Instituto de Formación Docente, carrera que debido a la pandemia últimamente se desarrolla en forma virtual, y se apresta a seguir, también en forma virtual, la carrera de Ciencias de la Educación en una conocida universidad del país.

Ella siempre ha trabajado; ni bien culminó la secundaria entró a laborar en el shop de un servicentro donde estuvo armonizando trabajo y estudio durante cuatro años, pero con la pandemia, la firma se fue a la quiebra, como muchas otras en el distrito y en el país, y ella tuvo que buscar alternativas para seguir estudiando.

Producto

La joven le puso su nombre al producto Cocido quemado Lucy, que tiene un costo de G. 2.500 el pote y lo comercializa en los negocios, también a clientes individuales, incluso hace delivery. De momento su área de venta es San José de los Arroyos, pero su objetivo es llegar a otras ciudades, y si fuera posible, alguna vez a todo el país.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar