La Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM), de la cual es miembro la Asociación Rural del Paraguay (ARP), cuyo Consejo Directivo es presidido por el doctor Luis Villasanti, lamenta la campaña impulsada por la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU), en la que acusa a la producción y la industria cárnica de ser responsable de más emisiones de gases de efecto invernadero que incluso la explotación del petróleo.

Al efecto, el Consejo, junto con los miembros, resolvió tras la reunión virtual del día viernes 7 realizar y difundir la redacción de una declaración, rechazando la tendenciosa y tergiversada campaña mencionada. La nota señala cuanto sigue:

Lea también: Buscan incentivar el consumo de carne porcina en el mercado interno

“La Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur Ampliado (FARM), ante las recientes manifestaciones en las cuentas oficiales de Twitter de la Secretaría de la Organización Mundial de las Naciones Unidas, afirmando que la industria cárnica es responsable de más emisiones de gases de efecto invernadero que la industria del petróleo, y que la producción de carne contribuye al agotamiento de los recursos hídricos, manifiesta su rotundo rechazo ante aseveraciones irresponsables que carecen de datos, información y análisis objetivo de la verdadera contribución que la producción de carne tiene como fuente esencial de alimentos para la humanidad y la preservación de los recursos del planeta”, se declara en el documento.

Como fundamento, la nota señala que la producción de carne de los países del Mercosur es mayoritariamente pastoril y a cielo abierto, con estándares de bienestar animal, sin el uso de antibióticos ni esteroides, en equilibrio con el medio ambiente y su entorno social.

Producción sostenible

En ese sentido, la FARM explica que los sistemas del Mercado Común del Sur (Mercosur) para la producción de carne son esencialmente sostenibles, proveyendo servicios ambientales fundamentales para el equilibrio climático, con la captación de carbono, el almacenamiento del agua, la protección de los suelos contra la erosión, así como el cuidado de la biodiversidad.

La FARM alega que la producción de carne en el Mercosur es mayoritariamente pastoril y a cielo abierto, con estándares de bienestar animal. Foto: Archivo.

Es así que la federación lamenta el accionar de la Secretaría de las Naciones Unidas, que impulsó la campaña para atacar la producción y el consumo de carne, respondiendo al interés de movimientos activistas radicales antes que al de los países miembros y sus ciudadanos, por lo que insta a los gobiernos del Mercosur a sentar una firme posición en defensa de la producción de carne a través de los canales oficiales pertinentes.

Puede interesarle: Sectores medianamente afectados por el COVID-19 representan el 74% del PIB, según Aladi

Por lo tanto, desde la FARM reivindican la producción agropecuaria de los países del Mercosur como uno de los pilares del desarrollo sostenible y la prosperidad de los pueblos integrantes del bloque regional.

Los diferentes gremios que integran la FARM son las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Confederación de Ganaderos de Bolivia (CONGABOL), la Confederación Nacional de Agricultura de Bolivia (CONFEAGRO), la Confederación Nacional de Agricultura y Pecuaria de Brasil (CNA), la Sociedad Rural Brasileña (SRB), la Sociedad Nacional de Agricultura de Chile (SNA), la Asociación Rural del Paraguay (ARP), la Asociación Rural del Uruguay (ARU) y la Federación Rural-Uruguay (FR).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar