Dentro del plan de reactivación económica que presentará el Poder Ejecutivo entre el miércoles y jueves de esta semana al Congreso Nacional, se tiene previsto introducir algunos incentivos fiscales, además de solicitar la autorización de un nuevo endeudamiento de 350 millones de dólares.

Entre esos incentivos se encuentra una reducción impositiva para los sectores gastronómicos, turísticos y de eventos. Dichos segmentos son algunos de los más golpeados por las restricciones adoptadas por el Gobierno desde el inicio de la cuarentena en nuestro país como consecuencia de la aparición del coronavirus.

Al parecer, los comercios fronterizos no son considerados en estas reducciones o todavía está en discusión si forman parte, ya que los mismos recibirían la ayuda económica de 500.000 guaraníes por persona dentro del programa denominado Pytyvõ 2.0, que aún no tiene un fondo definido.

Lea también: Sudáfrica reabre mercado para la carne paraguaya

Otro punto a resolver es la vigencia que tendrán dichas exoneraciones, teniendo en cuenta que parte del Equipo Económico Nacional sostiene que debe aplicarse hasta fin de año, mientras otros indican que debe extenderse al menos hasta el primer trimestre del 2021. Los afectados habían solicitado que las reducciones impositivas sean por 12 meses.

El ministro de Hacienda, Benigno López, había señalado el viernes que la aprobación del nuevo préstamo será clave para poner en marcha el plan de reactivación económica Ñapu´ã Paraguay.

“Creemos que el endeudamiento es clave, necesario para la contención social y necesario para la inversión en viviendas, sobre todo. Tal vez podemos revisar la inversión que estaba prevista para el MOPC, y el tema del IPS, creemos que es importante que tengan un aporte adicional, teniendo en cuenta la merma que tuvo en sus recaudaciones”, concluyó.

Puede interesarle: Importadores expresan su apoyo a la decisión del Ejecutivo

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar