En el marco del programa Pytyvõ se tenía previsto esta semana realizar el segundo pago a las personas que ya fueron beneficiadas con el subsidio, previsto como ayuda estatal ante las consecuencias de la circulación del COVID-19 en el territorio nacional.

El último informe que data del 8 de mayo, 12 días atrás, indica que la cantidad de beneficiarios llegó a un total de 1.151.341 personas en todo el país. En cuanto a los pagos realizados hasta finales de la semana antepasada, fueron más de 1.100.000 acreditaciones.

El propio ministro de Hacienda, Benigno López, afirmó en reiteradas oportunidades que el segundo desembolso se estaría realizando luego del 15 de mayo.

Te puede interesar: Hacienda buscará implementar un plan fiscal vigoroso

Desde la cartera económica explicaron que continúan los trabajos para cerrar la lista definitiva y concretar los últimos pagos de la primera parte de la ayuda del Gobierno. El principal problema con que cuentan para el cierre de la lista es la cédula de identidad ilegible de muchas personas que se inscribieron.

El programa consiste en una ayuda económica del Estado que se concretará en dos pagos de G. 548.210 y cada parte es equivalente al 25% del salario mínimo legal vigente, tal como lo establece la Ley de Emergencia Sanitaria. Para postularse, los requisitos eran ser mayor de edad, cuentapropista, trabajador dependiente o de mipymes, no cotizante, ni jubilado ni pensionado del IPS. También podían inscribirse aquellos ciudadanos que estén registrados o no en Tributación, exceptuándose a los contribuyentes del Impuesto a la Renta Personal (IRP).

Desde Hacienda informaron que ya fueron distribuidos entre lo beneficiarios aproximadamente US$ 120 millones. En principio, la expectativa del Gobierno fue llegar a un total de 1.500.000 personas, pero no llegarán a esa cifra.

Cabe destacar que al inicio de los pagos, el importe era transferido mediante las billeteras electrónicas que ofrecen las telefonías a sus usuarios, los denominados EMPE (Entidad de Medios de Pagos Electrónicos). Posteriormente, ante la falta de acceso de gran parte de la población a este sistema de cobro de los recursos, Hacienda implementó la tarjeta-cédula.

Consiste en el uso de la cédula de identidad para el pago en caja de los productos alimenticios adquiridos en los supermercados. Este sistema fue aplicado también al otro programa de subsidio para personas vulnerables y de escasos recursos, Ñangareko.

Lee también: Comercios adoptan protocolo y piden reabrir la próxima semana

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar