“Los gimnasios son un eslabón más en el aporte a la prevención del COVID-19”, dice Víctor Niella, presidente de la Asociación Paraguaya de Fisicoculturismo y Fitness, en alusión a la reapertura de este sector del negocio, prevista para el 15 de junio, cuando comience la segunda fase de la cuarentena inteligente, aprobada por el Gobierno, como plan de mitigación de la pandemia del nuevo coronavirus.

El empresario destacó que los centros de entrenamiento han dado estricto cumplimiento a la cuarentena obligatoria, manteniendo cerrados los locales. Dijo que antes de que sobrevinieran las restricciones, los gimnasios ya venían aplicando medidas de seguridad apropiadas para brindar confort y seguridad a los clientes.

Aseguró que una vez que se reanuden las actividades, además de respetar los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud Pública, será una exigencia para los clientes la presentación de un certificado médico que avale que la persona que realizará el entrenamiento físico está en óptimas condiciones clínicas.

“Vamos a seguir respetando esas normas y vamos a agregar esto que se pide por la seguridad de todos. Esto se va a ir apagando, el virus va a ir desapareciendo y entonces vamos a ser un eslabón más en el aporte a la prevención de la salud y para que las personas tengan una mejor calidad de vida”, señaló.

En entrevista con La Nación, Niella había relatado la crítica situación de los gimnasios, al mencionar que viven una realidad trágica no solo por estar imposibilitados de brindar sus servicios, sino también porque detrás de este negocio hay más de 1.000 personas cuyos ingresos dependen de la actividad de estos centros de entrenamiento, que hoy están parados por la cuarentena obligatoria.



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar