Tras reunirse con el Presidente de la Cámara Paraguaya de la Carne, el titular de la cartera de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, informó que en apoyo a la economía familiar, acordaron bajar a Gs. 12.000 el precio por kilo de la carne de costilla en los puntos de venta. “Estamos hablando de una rebaja de alrededor del 40% en un corte que afecta mucho a la canasta básica y al consumo en general de todo el país”, acotó.

Este jueves, el secretario de Estado realizó una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, para dar importantes anuncios. En ese sentido, indicó que en las últimas 48 horas, verificaron un 25% de disminución en los precios de los productos hortícolas. Resaltó que la suba que se daba en estos últimos días afectó principalmente a los productos importados como el tomate, la papa y la cebolla.

Informó también que habilitaron un canal verde para la importación hortícola, en coordinación con SENAVE, la Aduana, los importadores y exportadores, para facilitar los procesos de ingresos de productos importados de Argentina.

“Hoy, garantizamos la provisión de los productos de primera necesidad, además de facilitar los protocolos para la importación a través del acuerdo que involucra a varias instituciones paraguayas y de Argentina“, mencionó Friedmann.

Con relación a la suba de precios, mencionó que esto es a causa de los intermediarios, que subieron los costos sin una razón real. El ministro lamentó que existan personas que aprovechan esta situación tan complicada que pasa en el país para llevar adelante este tipo de acciones en perjuicio de los consumidores, indicó.

El Gobierno Nacional está trabajando en acciones concretas para que no falten productos y por sobre todo a un precio razonable; para ello estableció un canal verde de importación, la baja de las tasas y lo que hace algún tipo de pago de canon y otros tributos para la importación.

Sumada a las medidas ya mencionadas, no se descarta la habilitación de nuevos importadores como proveedores dentro del mercado local, con el objeto de que puedan garantizar realmente precios estables y justos.