El embajador Raúl Florentín Antola, acreditado ante el gobierno del Japón señaló que el arpa paraguaya y el Ñandutí son altamente valorados el país asiático. “Más de 100 alumnos aprenden a tejer el Ñandutí en Tokyo”.

Agregó que En Tokyo, la capital japonesa, existe un instituto dedicado a la enseñanza del Ñandutí. “El instituto fue creado gracias a una pionera, Elena Eiguatani. Cada vez hay más personas aprendiendo a hacer nuestro tejido típico aplicando a carteras, vestidos, accesorios como aritos, entre otros”, expresó en Paraguay TV.

Señaló que Elena publicó dos libros sobre el ñandutí en japonés, sobre la técnica y el otro sobre lo que se puede hacer con el ñandutí. “El japonés aprecia mucho, todo lo relacionado a la cultura”.

Resaltó que más allá de los relacionamientos comerciales, el tema de la migración ha logrado otro flujo mucho más fuerte que se ha prolongado a través del tiempo. “Me ha sorprendido mucho que cuando llegue al Japón, como la gente está encantada con el Ñandutí y con el arpa paraguaya”.

Unos 3000 arpistas en Japón

Destacó que gracias a la influencia de músicos como Luis Alberto del Paraná y de paraguayos de origen japonés que han ido a vivir en Paraguay se tiene la tradición del arpa paraguaya. “Existen 2500 o 3000 personas, sin exagerar que usan el arpa paraguaya, no otra arpa, sino el arpa paraguaya que tiene su estilo propio, sobre todo son mujeres”.

El arpa paraguaya. Foto: Archivo.
El arpa paraguaya. Foto: Archivo.

Puntualizó que también se ha estableciendo un instituto de enseñanza y actualmente hay varios en Japón donde se enseña el arpa paraguaya. “Todos los alumnos que tienen las diversas academias de enseñanza de arpa, aprenden sobre el arpa paraguaya, y los estudiantes japoneses compran el arpa llevadas desde aquí. Ellos ejecutan el repertorio de la música paraguaya, como Tren lechero, Pájaro Campana entre otros y por supuesto música japonesa”, aseveró.

Recordó que este año en el mes de la patria y en el marco de los festejos de los 100 años de la relación paraguayo japonesa, se tuvo la gran actuación de unos 100 arpistas con sus respectivas arpas paraguayas, teniendo en cuenta la cantidad que hoy estudian el instrumento en el Japón. “Otra pareja integrada por un paraguayo y una japonesa, Enrique Carrera y Arisa, que se conocieron aquí en Paraguay y formaron otro instituto del arpa con más de 100 alumnos”.

El Embajador concluyó que un aspecto desconocido en las relaciones paraguayo japonesas es la importante influencia que va teniendo estos dos elementos de la cultura paraguaya en tierras asiáticas. “El arpa paraguaya, que es un instrumento con estilo propio y el ñandutí, el tejido más representativo de nuestro país a nivel internacional”.