El veterinario Raúl Palacios , propietario de la firma Raptor, dijo que recién ayer lunes se comunicaron con él autoridades de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC) para renovar el contrato de control de aves en el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi.

Palacios comentó que su empresa pone a disposición todo tipo de aves rapaces, así como águilas reales, gavilanes y halcones, que realizan ataques disuasivos a bandadas de aves comunes, para disminuir el impacto de estos animales voladores en turbinas de aviones u otras partes delicadas de la aeronave cuando ésta despega.

“El control terminó en diciembre, esa era la fecha de vencimiento del contrato. No se renovó el mismo y ahora el aeropuerto está desprotegido. Ayer tuve una reunión con el administrador del aeropuerto, me dijo que van a hacer un nuevo llamado a licitación”, comentó el experto en cetrería, en comunicación con la 970 AM.

En profesional en ciencias veterinarias mencionó que su empresa se encarga del control de aves en el aeropuerto. “Estamos 3 personas en la firma; dos son los que siempre están, a veces voy yo para complementar. Tenemos una águila real, halcones y gavilanes. Los hacemos volar para hagan ataques disuasivos a otras aves”, refirió.

De esta manera, se disminuye la posibilidad de impacto de aves comunes contra aviones. “Hay épocas de temporada baja de aves, pero estamos expuestos a una rutina. En otras época, hay temporada alta de aves. Establecemos comunicación con la Torre de Control y de ahí nos informan en qué parte de la pista aérea observan aves”, dijo.

Palacios declaró que su empresa es la única en el país que utiliza aves rapaces para el control de aves en aeropuertos. Reconoció que existen otros mecanismos para expulsar a pájaros y palomas de las terminales aéreas, pero aseguró que la forma más efectiva es mediante la intervención de aves rapaces.