Pekín, China. AFP.

Nuevos enfrentamientos estallaron entre manifestantes y policías en la ciudad de Cantón, en el sur de China, a pesar del llamamiento de las autoridades a aplicar “medidas enérgicas” para reprimir la ola nacional de protestas contra las restricciones por el coronavirus y a favor de más libertades.

Las autoridades chinas afrontan el mayor movimiento de protesta desde las manifestaciones prodemocracia de 1989, que fueron reprimidas brutalmente.

En este contexto de tensión, Pekín espera este miércoles la visita del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que tiene previsto reunirse el jueves con el presidente chino, Xi Jinping.

Mientras tanto, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, criticó la represión desplegada en el gigante asiático, que según él no es “un signo de fortaleza”, sino de “debilidad”.

El máximo organismo de seguridad de China pidió el martes “medidas enérgicas” tras varios días de protestas en las principales ciudades del país contra casi tres años de estrictos confinamientos por el covid-19, en un contexto de frustración pública con el sistema político chino.

Este fin de semana estallaron manifestaciones en la capital, Pekín, y otras ciudades como Shanghái y Wuhan, que pillaron desprevenido al poderoso sistema de seguridad chino.

Dejanos tu comentario