Estados Unidos. AFP.

La situación en la central nuclear de Zaporiyia en Ucrania es “grave”, advirtió ayer ante el Consejo de Seguridad de la ONU el jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi.

“Reitero que la situación es seria, grave”, dijo Grossi que urgió a rusos y ucranianos que permitan el ingreso de un equipo de expertos de la OIEA “lo antes posible” para evaluar la situación de la mayor central nuclear de Europa, ocupada por Rusia desde los primeros días de la invasión de Ucrania y blanco de bombardeos en los últimos días, de los que Kiev y Moscú se culpan mutuamente. Debe permitirse una visita a la central a ser coordinada tanto con Moscú, cuyas fuerzas militares ocupan la planta desde inicios de marzo, y con Kiev, que debe autorizar el acceso a ella, lo que dificulta la situación, reconoció. Grossi, que participó por videoconferencia en el Consejo de Seguridad, se manifestó dispuesto a liderar la misión de expertos del OIEA.

Rusia y Ucrania se acusaron ayer mutuamente de haber realizado nuevos bombardeos en el área de la central de Zaporiyia. Los dos países en guerra reportaron cinco ataques con cohetes cerca de una zona de almacenamiento de material radiactivo en la planta, situada en el sur de Ucrania. “La situación en las plantas nucleares y en particular en la planta de Zaporiyia en Ucrania se ha deteriorado rápidamente al punto que se ha convertido en muy alarmante”, dijo ante el máximo órgano de la ONU para la paz y la seguridad en el mundo, reunido de urgencia a iniciativa de China, que lo preside este mes, a raíz de los últimos bombardeos en torno a la central nuclear de Zaporiyia.

Estados Unidos instó este jueves a Rusia a suspender las operaciones militares cerca de las centrales nucleares de Ucrania y respaldó el llamado de Kiev a establecer una “zona desmilitarizada” en la de Zaporiyia, ocupada por las tropas rusas.

Dejanos tu comentario