Al menos 23 personas murieron en una ciudad del centro de Ucrania ayer jueves, incluidos tres niños, en un ataque calificado de “acto abierto de terrorismo” por el presidente ucraniano y de “atrocidad” por la Unión Europa.

Estos ataques en Vinnytsia, una zona del país que hasta ahora estaba relativamente a salvo de los combates, tuvieron lugar mientras en La Haya se lleva a cabo un encuentro sobre crímenes cometidos en Ucrania.

En una intervención a distancia organizada por la Corte Penal Internacional (CPI), la Comisión Europea y Países Bajos, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, reclamó la creación de un “tribunal especial” para juzgar “los crímenes de la agresión de Rusia contra Ucrania”.

En Vinnytsia, las imágenes publicadas por los socorristas mostraban autos calcinados junto a un edificio de unos diez pisos quemado y destruido por la explosión.

Según el ejército ucraniano, “tres misiles” alcanzaron el estacionamiento junto a este inmueble comercial del centro de la ciudad. Al menos 23 personas murieron, entre ellas tres niños, y 39 personas seguían desaparecidas, según los servicios de rescate.

“Cada día, Rusia mata a civiles, mata a niños ucranianos, lanza misiles contra blancos civiles donde no hay nada militar. ¿Qué es esto sino un acto abierto de terrorismo?”, denunció en Telegram el mandatario ucraniano.

El jefe de la diplomacia ucraniana, Dmytro Kuleba, presente en el encuentro, denunció de nuevo “un crimen de guerra ruso” y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo “aterrado” por el bombardeo.


Dejanos tu comentario