Bélgica. AFP

Finlandia y Suecia abandonaron décadas de no alineamiento militar y formalizaron ayer sus pedidos de adhesión a la OTAN, una consecuen­cia directa de la invasión de Ucrania por Rusia que está reconfigurando el mapa de la seguridad en Europa. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo en Bruselas que la solicitud de adhesión de Finlandia y Suecia es un paso “histórico”, aunque las candidaturas enfrentan la oposición de Turquía, un miembro clave de la Alianza Transatlántica.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio un “firme apoyo a las históricas candida­turas” y dijo que trabaja­ría con ambos países para “para mantenerse alerta ante cualquier amenaza a nuestra seguridad común”, según un comunicado de ayer de la Casa Blanca. La entrada de nuevos países a la OTAN requiere el voto uná­nime de los miembros de la alianza y Turquía se opone porque afirma que los dos candidatos protegen a pre­suntos extremistas kurdos. Pero los otros miembros de la OTAN esperan revertir la postura turca.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

En el plano diplomático, el Kremlin anunció ayer la expulsión de 27 diplomáti­cos españoles, 34 franceses y 24 italianos, unas medidas denunciadas por los países concernidos.

En Kiev, la capital de Ucrania, un soldado ruso se declaró culpable ante un tribunal local en el primer juicio por crímenes de guerra desde el inicio de la invasión lanzada el 24 de febrero. El sargento Vadim Shishimarin, de 21 años, admitió haber matado a un civil desarmado de 62 años en la región de Sumy el 28 de febrero.

“Con este primer juicio, esta­mos enviando una señal clara que cada perpetrador, cada persona que ordene o ayude a que se cometan crímenes de guerra en Ucrania no podrá evadir su responsabilidad”, dijo la fiscal ucraniana Irina Venediktova.

Dejanos tu comentario