Mar del Plata, Argentina. AFP.

En plenas vacaciones de verano, Argentina figura como el país de América Latina con mayor número de nuevos conta­gios de covid-19. Pero sin una mayor incidencia en la morta­lidad, las playas se han llenado de turistas ansiosos por dejar atrás los malos tiempos de la cuarentena. Mar del Plata, tradicional destino de vera­neo sobre la costa atlántica, vive por estos días una frené­tica temporada con multitu­des en las playas, las discote­cas y también en las filas para hacerse hisopados.

“La gente quiere salir des­pués de dos años de pande­mia. Es como un desquite. La gente se está soltando. El covid está llegando a su etapa final y la gente tiene que dis­frutar, tiene que vivir”, lanza a la AFP a la orilla del mar Andrés Gazzola, un estudiante de medicina de 25 años. Argentina tuvo en el 2020 uno de los confina­mientos más prolongados del mundo. En el 2021 abrió tími­damente las escuelas, aunque no las universidades, y reac­tivó algunos sectores econó­micos. Recién en noviembre pasado abrió sus fronteras. Ahora, en la playa atestada de sombrillas hay tanto fami­lias que se esfuerzan por per­manecer en burbuja como grupos de jóvenes que pro­claman el fin del covid. “La pandemia se terminó”, dice entre risas Lara Serra. “Esto está lleno de gente. Es todo lo que los adolescentes quie­ren”, declara entusiasmada su amiga Renata Pendino. Disco­tecas, restaurantes y hoteles se afanan por recuperarse de los malos tiempos en los que por muchos meses se mantu­vieron cerrados. Días en los que la ciudad quedó tan soli­taria que los lobos marinos paseaban por las plazas.

“Los boliches (locales noctur­nos) explotan. Hay un clima lindo, festivo, más allá de la pandemia que se vivió. Hay una energía de pasarla bien”, resume Emiliano Guzmán, un joven que vino desde la ciu­dad de San Juan.

RÉCORD DE CASOS

Pero a pocos metros de la playa, la fila para hisoparse aumenta. El porcentaje de pruebas que dan positivo en Mar del Plata crece día a día y supera el 62%, según las auto­ridades sanitarias, más que el promedio nacional de 50% y muy por encima del 10% que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Patricia Bogdanowicz, infec­tóloga y pediatra en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires, alerta sobre el relajamiento en los cuidados, especialmente entre los jóvenes vacunados.

“Lo que no tienen en cuenta es que la gran cantidad de casos de covid-19 ha puesto en vilo al aparato productivo, a ser­vicios sanitarios completos que no funcionan por la can­tidad de médicos, paramédi­cos y enfermeros aislados”, señaló a la AFP.

Dejanos tu comentario