Brasilia, Brasil. AFP.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, con­firmó que asistirá a la Asamblea General de la ONU la semana próxima en Nueva York pese a no estar vacu­nado, luego de que el gobierno de la ciudad impusiera la pre­sentación de un certificado de vacunación anticovid a las delegaciones. “Voy a estar la semana que viene en la Asam­blea General de la ONU; voy a dar el discurso de apertura el martes”, dijo el mandatario en su habitual transmisión por redes sociales. “Será un discurso tranquilo, bastante objetivo, enfocado en los pun­tos de interés para nosotros”, agregó Bolsonaro, que des­tacó el abordaje de la pande­mia en Brasil, el agronegocio y la energía.

El miércoles, cuando se supo que las autoridades neoyor­quinas impondrían como requisito presentar un cer­tificado de vacunación para acceder a la cita, surgieron algunas dudas sobre la par­ticipación de Bolsonaro. “Todas las personas que ingresen a las instalacio­nes de la ONU con el fin de entrar en la Asamblea Gene­ral necesitarán mostrar un certificado de vacunación”, dice una carta firmada por el responsable del área de Salud de la ciudad de Nueva York, fechada el 9 de setiem­bre. Horas después de la difu­sión, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que no puede imponer ese requisito a los jefes de Estado.

NEGATIVA

Brasil, de 213 millones de habitantes, es el cuarto país a nivel mundial en número de vacunas administradas (214 millones), según datos de Our World in Data. Pero Bolsonaro se ha negado hasta ahora a recibir el pinchazo. “En el último día, garantizado”, dijo Bolsonaro, quien ha repe­tido varias veces que será “el último” brasileño en recibir la vacuna anticovid. El man­datario, contagiado de coro­navirus el año pasado, volvió a argumentar que ya está inmu­nizado. “Mi tasa de anticuer­pos está en la cima”, señaló ante el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, que le reco­mendó el inmunizante.

CAÍDA RÉCORD DE POPULARIDAD

La tasa de popularidad del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cayó a su nivel más bajo en dos años y nueve meses de gobierno, con solo un 22% de opiniones favorables, indicó un sondeo publicado el jue­ves por el Instituto Datafolha. Solo un 22% de los encuestados con­sidera que su gestión es “buena” o “muy buena”, frente al 24% que opinaba de igual manera en julio, según la primera encuesta publi­cada desde las masivas manifestaciones convocadas por Bolsonaro, el 7 de setiembre, para mostrar su fuerza en las calles.

El índice de desaprobación subió a 53%, luego de ubicarse en 51% en julio y 45% en mayo, indicó el sondeo realizado a 3.667 personas entre lunes y miércoles. Entre las personas que más rechazan al presidente están las de raza negra (59%), los jóvenes de 16 a 24 años (59%) y los homosexuales (61%), pero en contraste tiene mayor apoyo entre los evangélicos (29%) y directivos de empresas (38%).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar