Buenos Aires, Argentina | AFP

El presidente de Argen­tina, Alberto Fernán­dez, intenta sortear la grave crisis que desataron las renuncias ofrecidas por cinco ministros cercanos a la vice­presidenta Cristina Kirch­ner, las que aún no ha acep­tado, tras la debacle electoral de la coalición oficialista en las primarias legislativas de hace cuatro días. “Vengo a informar oficialmente que el presidente de la Nación, Alberto Fernán­dez, no ha aceptado ninguna de las renuncias presenta­das y que todas ellas, como la composición de su gabinete, están a su consideración y lo va a informar en el momento que lo tenga que informar”, dijo ayer Vilma Ibarra, secre­taria de asuntos legales de la presidencia, ante rumores de la salida del ministro del Inte­rior, Wado de Pedro.

Cinco ministros y otros altos funcionarios pusieron sus cargos a disposición el miér­coles, en lo que los analistas interpretan como una presión de la vicepresidenta sobre Fernández para obligarlo a reformar el gabinete y des­prenderse de algunos de sus colaboradores de mayor con­fianza, como el jefe de gabi­nete, Santiago Cafiero.

PRIMERAS REACCIONES

En sus primeras declara­ciones este jueves, Fernán­dez pidió cesar las disputas y resaltó que es él quien está al frente del gobierno. “Noso­tros tenemos que dar respues­tas honrando el compromiso asumido en diciembre de 2019 (cuando asumió la presiden­cia), de cara a la sociedad. No es este el tiempo de plantear disputas que nos desvíen de ese camino”, escribió el man­datario en Twitter.

“He oído a mi pueblo. La alti­sonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de gobierno seguirá desarro­llándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré lla­mando siempre al encuen­tro entre los argentinos”, añadió.

En recesión desde 2018, Argentina atraviesa una cri­sis económica que se vio agra­vada por la pandemia de covid-19. Para amortiguar los efectos de la parálisis de la economía por las restricciones sanita­rias, el gobierno realizó fuer­tes emisiones de dinero, espe­cialmente en 2020.

El gobierno de Fernández y Kirchner, que se encuentra a mitad de su mandato, quedó duramente golpeado por el resultado de las primarias el domingo, en las que la coa­lición gobernante Frente de Todos consiguió apenas 31% de los votos a nivel nacional, un resultado inesperado que mostró un rechazo mucho más amplio de lo previsto.

MOVILIZACIONES EN BUENOS AIRES

Ayer, en el centro de Buenos Aires grupos de izquierda movi­lizaron a manifestantes de los barrios populares que exi­gen mayores subsidios para comedores y alimentación, y que rechazan un eventual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Otras organizaciones de tendencia peronista habían convocado a manifestar frente a la Casa Rosada, sede del gobierno, en respaldo a Fernández. Pero en un intento por disminuir las tensiones, el mandatario les pidió abstenerse.

A sus elevados índices de pobreza (42%) y desempleo (10%), Argentina suma una de las tasas de inflación más altas del mundo (32% de enero a agosto) y tiene pendiente una deuda de 44.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Inter­nacional. El próximo 22 de septiembre, Argentina debe pagar al FMI un vencimiento de capital por 1.900 millones de dólares y en diciembre otro también por 1.900 millones.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar