Sídney, Australia. AFP.

La mayoría de los habitantes de Sídney, la ciudad más grande de Australia, tiene prohibido salir desde ayer debido a un foco de la variante Delta del covid-19, informaron las autoridades, que temen que se propague a otras regiones. Más de treinta personas han dado positivo desde la aparición, la semana pasada, de este foco epidémico en el barrio de Bondi Beach en Sídney. La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, anunció la entrada en vigor a partir del miércoles de la prohibición de salir de Sídney salvo por razones de absoluta urgencia. Y se ha vuelto a limitar el número de personas que puede reunirse.

Una “gran proporción” de los cinco millones de habitantes de Sídney estarán sometidos a esta prohibición de desplazamiento que afecta a siete zonas donde se han registrado casos de covid-19, declaró.

Las autoridades no han ordenado el cierre de restaurantes y bares, pero se prohíbe cantar y bailar. Sin embargo se autorizan los grandes eventos, con capacidad limitada al 50% en los estadios. “Sé por experiencia ... que hay un cierto hartazgo y un cierto grado de indiferencia respecto al virus”, reconoció Brad Hazzard, el ministro de Salud de este estado, el más poblado del país. Pero pidió a los habitantes que no bajen la guardia ante “esta variante más peligrosa del virus”. “La apatía no debe tener cabida”.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar