San Salvador, El Salvador. AFP.

Destitución de magistrados, blindaje a funcionarios que participen en operaciones de compra de insumos para gestionar la pandemia, impuestos a los periódicos y la posibilidad de restituir el voto en el exterior. Con el apoyo del Parlamento, el presidente Nayib Bukele dice estar “limpiando la casa” en El Salvador.

El mandatario, un millennial de 39 años que asumió el poder en el 2019, ha capitalizado el descontento ciudadano contra los partidos tradicionales. Sus decisiones son ampliamente celebradas en redes sociales, mientras que en las calles las manifestaciones en contra son minoritarias. Apenas se instaló el 1 de mayo, la Asamblea Legislativa, donde los aliados de Bukele tienen 61 de 84 escaños, destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, nombrados por sus antecesores.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar