Jerusalén, Indefinido. AFP.

Israel empezó este vier­nes a enterrar a sus muer­tos tras una estampida en la que fallecieron al menos 45 personas, incluyendo niños, durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte del país, el evento más mul­titudinario desde el inicio de la pandemia. Además, se registraron 150 heri­dos, según el Magen David Adom, equivalente israelí de la Cruz Roja.

“La catástrofe del monte Merón es una de las más gra­ves que ha golpeado al Estado de Israel”, dijo en Twitter el primer ministro, Benja­min Netanyahu, que acudió el viernes al lugar y decretó un día de luto nacional el domingo. “Lo que ha ocurrido aquí es desgarrador [...] Gran parte de los que murieron todavía no han sido identifi­cados”, agregó el mandatario, prometiendo una “investiga­ción exhaustiva”.

El jueves por la noche, dece­nas de miles de personas se reunieron con motivo de una peregrinación para celebrar la fiesta judía de Lag Baomer, en el monte Merón, en torno a la supuesta tumba de Rabí Shimon Bar Yojai, un tal­mudista del siglo II al que se atribuye la redacción del Zohar, una obra central de la mística judía. Según los testimonios recabados por la AFP, una enorme canti­dad de peregrinos se apiña­ron para pasar por un pasillo muy estrecho.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar