Israel avanza a pasos agi­gantados con su campaña de inmunización contra el coronavirus. Un 40% de la población de ese país ya reci­bió al menos una dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech y apenas resta vacunar al 10% de las personas de más de 60 años. En efecto, el medio digi­tal Infobae da cuenta que entre los adultos mayores, uno de los principales grupos de riesgo, el 90% ya recibió la primera dosis y un 80% ya completó las dos inyecciones para la inmuniza­ción frente a la enfermedad.

En términos generales, un 25% de la población (más de 2,3 millo­nes) ya recibió las dos dosis, y el porcentaje es más elevado si se toma en cuenta que en esta etapa no se recomienda la vacunación para menores de edad. Además, 3,6 millones recibieron una inyección.

La velocidad de la campaña entre los ancianos ya se refleja en los datos epidemiológicos: la curva de adultos mayores hospitalizados por corona­virus bajó notoriamente. En cambio, todavía se registra un aumento de los pacien­tes internados menores de 60 años, mientras el país mantiene el confinamiento para controlar los contagios. Desde el inicio de la pande­mia, Israel acumula más de 709.000 infecciones y 5.257 muertos. Actualmente, hay poco más de 68.000 casos activos, y más de mil pacien­tes están ingresados en estado grave.

ANTIVACUNA

Si bien la campaña tuvo un ini­cio impresionante, los datos de la vacunación comienzan a bajar tal como esperaban los investigadores. En los últi­mos tres días, según datos ofi­ciales, la cifra de vacunados diarios con la primera dosis oscila en torno a los 55.000, muy por debajo de los más de 150.000 que se llegaron a vacunar cada día a finales de diciembre, cuando la campaña solo estaba abierta a la pobla­ción mayor de 60 años.

A nivel nacional se observa una caída en el número de personas que se quieren vacunar, sobre todo las más jóvenes. Esta tenden­cia se comenzó a detectar hace algo más de una semana y, ante ello, el Gobierno perfila estra­tegias para contrarrestar las campañas antivacuna, difun­didas sobre todo por inter­net. Una de ellas fue la crea­ción de un equipo formado por miembros de la Policía y de los Ministerios de Sanidad y de Justicia, que rastrea las redes sociales para prevenir la propagación de noticias falsas sobre la vacuna.

MASCARILLAS

Llevar dos mascarillas super­puestas o un tapabocas qui­rúrgico muy ajustado ofrece una protección reforzada contra la difusión del corona­virus a través del aire, según un estudio de las autoridades sanitarias estadounidenses publicado este miércoles.

La mascarilla reduce de forma importante la exhalación de pequeñas gotas por parte de las personas infectadas y dis­minuye la exposición a estas partículas para las personas no contaminadas, recuer­dan los centros estadouni­denses para el Control y la Prevención de Enfermeda­des (CDC) en este estudio. Pero las mascarillas de tela y las quirúrgicas suelen quedar más sueltas que las KN95 (o FFP2), aumentando el riesgo de que el aire se escape por los lados. La comunidad cien­tífica está de acuerdo en que el virus se expande principal­mente por el aire.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar