Londres, Reino Unido. AFP.

El grupo farmacéutico británico AstraZe­neca anunció el jue­ves que su beneficio neto en el 2020 fue más del doble que el del año precedente y se situó en 3.200 millones de dólares, en un periodo marcado por la pandemia y el desarrollo de su vacuna contra el covid-19 junto a la Universidad de Oxford.

En un primer momento, el logro de esta vacuna –más barata y fácil de almacenar que sus principales competidoras– le valió al laboratorio los elogios de la comunidad internacional. Pero poco después los retrasos en la entrega de las dosis prevista a los países de la Unión Europea y los escasos datos disponibles sobre su eficacia en los mayores de 65 años sumieron a AstraZe­neca en la polémica.

“¿Ha sido todo perfecto? No”, admitió el consejero delegado Pascal Seriot en una rueda de prensa en línea para presen­tar los resultados, que apro­vechó para hacer una enérgica defensa de su empresa. Subrayó que su grupo dispone ahora de “una vacuna que proporciona una protección del 100% con­tra las formas más graves de la enfermedad” generada por el coronavirus y que tiene pre­visto producir 100 millones de dosis en febrero.

El grupo se comprometió a vender la vacuna a precio de costo. AstraZeneca afirmó además en un comunicado que ahora “se está centrando en adaptar la vacuna de covid-19 a las nue­vas cepas y espera reducir el tiempo necesario para alcan­zar una producción a gran escala completa a entre seis y nueve meses”.­

Dejanos tu comentario