Bruxelles, Bélgica. AFP.

La Unión Europea (UE) “lamenta profundamente” la instalación del nuevo Parlamento en Venezuela, controlado por el chavismo, que considera es producto de unas elecciones “no democráticas”, dijo este miércoles el jefe de la diplomacia del bloque, Josep Borrell. En una nota oficial, Borrell reiteró que las condiciones en que se realizaron las elecciones legislativas en diciembre en Venezuela “no permiten a la UE reconocer el proceso electoral como creíble, inclusivo o transparente”. El martes, el nuevo Parlamento venezolano asumió sus funciones, con lo que el partido de gobierno retomó el control del legislativo luego de su victoria en las elecciones del pasado 6 de diciembre, marcadas por el boicot del grueso de la oposición y un alto nivel de abstención. Borrell llamó a “las autoridades venezolanas y líderes” a “unirse para iniciar un proceso de transición conducido por venezolanos, para hallar una solución pacífica, inclusiva y sostenible a la crisis política”. En este sentido, añadió que la UE “sigue lista a apoyar tal proceso” y “tomar medidas específicas adicionales”. La UE había enviado a Caracas una misión para convencer a las autoridades venezolanas a postergar las elecciones legislativas por un plazo de “cinco o seis meses” a fin de desplegar una misión de observación electoral. Los esfuerzos no prosperaron y las elecciones se realizaron, a pesar de las advertencias, con el boicot de Guaidó y sus aliados.

CONTINUIDAD

El presidente de la recién instalada Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, dijo que el chavismo está obligado “al exorcismo”, después de cinco años en que el legislativo estuvo controlado por la oposición, dos de ellos bajo la conducción de Juan Guaidó, a quien numerosos países reconocieron como presidente encargado de Venezuela. El saliente Parlamento de Guaidó, que reivindica su “continuidad” alegando que las votaciones de diciembre fueron “una farsa” agradeció este miércoles en un comunicado “el apoyo” de Borrell “a la causa de la libertad”.

POSTURA DEL GRUPO DE LIMA

El Grupo de Lima, instancia multilateral que busca dar seguimiento y una salida pacífica a la crisis venezolana, expresa que los países firmantes “no reconocen la legitimidad ni la legalidad de la Asamblea Nacional”, por considerarla “producto de las elecciones fraudulentas del 6 de diciembre del 2020, organizadas por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”. El oficialismo controla 256 de los 277 escaños en la nueva asamblea y tiene previsto gobernar hasta el 2026. Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, Perú, países interesados en la pronta solución a la crisis multidimensional que afecta a Venezuela, incluidos los miembros del Grupo de Lima y otros países comprometidos con el retorno de la democracia, declaran el no reconocimiento del nuevo mandato de la asamblea inaugurada ayer y que depone a la oposición, que hasta el momento la dirigía.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar