De regreso en Bolivia tras un año de exilio, el ex presidente Evo Morales está tratando de recuperar un papel protagónico en la política nacional, lo que es visto por algunos como un afán de cogobernar con su delfín Luis Arce. Ocho días después de volver desde Argentina, Morales retomó la jefatura del Movimiento al Socialismo (MAS), que está nuevamente en el poder un año después de la caída del primer gobernante indígena del país andino.

Llamado el “jefazo”” por sus simpatizantes, Morales ejerció un fuerte liderazgo en el MAS durante sus 14 años de gobierno (2006-2019). Por ello algunos creen que el retomar la conducción del partido es una señal de que busca “cogobernar” con Arce.

Morales “se muestra como si él estuviera cogobernando con el gobierno, porque empieza a emitir juicios sobre política pública (...) como si él fuera parte, no quiere renunciar a su rol de autoridad”, dice a la AFP la socióloga María Teresa Zegada.

El expresidente encarna “una presencia personal muy fuerte que en 14 años de gobierno ha jugado un rol fundamental” y el MAS “se caracteriza por un fuerte caudillismo alrededor de Morales”, agrega.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar