El gigante sudameri­cano superó el viernes la marca de los seis millones de contagios confir­mados de covid-19, enferme­dad que hasta el momento cegó la vida de más de 170.000 bra­sileños. Las autoridades regio­nales y expertos en virología se muestran preocupados ante la situación y alertaron sobre la crisis epidemiológica si el gobierno de Jair Bolsonaro no reacciona a tiempo. Para Natalia Paternak, doctora en microbiología de la Univer­sidad de San Pablo, la situa­ción de la pandemia en Brasil “empeoró bastante” y estima que la segunda ola aterrizará en el país en las próximas semanas, coincidiendo con las grandes aglomeraciones de Navidad y Año Nuevo.

“Nuestra segunda ola va a ser más parecida a la de Estados Unidos que a la de Europa porque Europa logró contro­lar la transmisión de la pri­mera y la segunda llegó junto con los viajes de verano y la gente trajo nuevas cepas”, afirmó Paternak. En cam­bio en EEUU y en Brasil “no hubo un control real” de la pandemia en la primera ola y esto autoriza prever que la segunda puede ser más “agre­siva” y que se “superpondrá” a la primera.

A NIVELES DE MAYO

El aumento del promedio de muertes diarias por corona­virus en Brasil llegó a los nive­les de mayo, encendiendo una luz amarilla entre las autori­dades y los investigadores, para algunos de los cuales la segunda ola ya llegó al país. “Cualquier manifestación de negación del riesgo de una nueva expansión de la enfer­medad en el territorio nacio­nal puede llevar a un escena­rio de tragedia epidemiológica de proporciones peores a las vividas en la primera expan­sión de los casos”, advirtieron las secretarías regionales de Salud de los 27 estados brasile­ños. La alerta fue hecha en una carta que el Consejo Nacio­nal de Secretarios de Salud (Conass), que reúne a las auto­ridades sanitarias de todos los estados, envió el pasado jueves al Ministerio de Salud y en la que solicitan una reunión para discutir las medidas necesa­rias para hacer frente a una segunda ola de la pandemia.

UNA “TRAGEDIA EPIDEMIOLÓGICA”

Los gobiernos regionales del país alertaron la víspera sobre una posible “tragedia epidemiológica” de grandes proporciones si el Ejecutivo se niega a reconocer que el país está viviendo una segunda ola de epide­mia de covid-19 y se abstiene de adoptar las medidas necesarias para enfrentarla. Sin embargo, el Ministerio de Salud ha descartado que Bra­sil atraviese una segunda ola de la enfermedad y alega que los números son insuficientes para tal diagnóstico, a pesar del fuerte aumento de las muertes, los contagios y las hospitalizaciones por el covid-19 en los últimos días. El gobierno encabezado por el presidente Jair Bolsonaro es uno de los más escépticos en el mundo sobre la gravedad de la pande­mia y ha criticado las medidas de distanciamiento social impuestas por las administraciones regionales y municipales para combatir el coro­navirus. El jefe de Estado alega que tales medidas no van a detener el patógeno, pero que sí pueden generar una quiebra generalizada de las empresas y despidos masivos de empleados, y que el hambre puede provocar más muertes que la propia enfermedad.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar