Washington, Estados Unidos. AFP.

El presidente Donald Trump quemaba este lunes sus últimos cartuchos para revertir las encuestas que lo muestran rezagado respecto a su rival Joe Biden, con una nueva maratón por cuatro estados en víspera de una elección de alta tensión debido a la fuerte polarización que vive Estados Unidos. El mandatario republicano está rezagado en las encuestas a nivel nacional, que le asignan 44% de las preferencias contra 51% para el demócrata Biden. Pero para llegar a la Casa Blanca hay que obtener al menos 270 votos en el Colegio Electoral de 538 integrantes. Y en muchos de los estados con peso en ese cuerpo que cambian sus preferencias partidarias en cada ciclo electoral, la diferencia entre ambos postulantes está dentro del margen de error. La carrera electoral estuvo marcada por la pandemia de covid-19 que dejó más de 231.000 muertos, atizó el desempleo, redujo la campaña de Biden a su mínima expresión y puso en relieve las profundas divisiones de la sociedad estadounidense.

UNA “OLA ROJA”

Pese a las encuestas, Trump vaticina una “ola roja”, en referencia al color insignia de los republicanos. El mandatario de 74 años, que fue hospitalizado tras contraer el covid-19, fue acusado por Biden, de 77, de “propagar” el virus con su ritmo frenético de mítines, que aglomeraron mucha gente a veces sin mascarillas. Uno de los estados clave es Pensilvania, que aporta 20 votos al Colegio Electoral. Hace cuatro años Trump se impuso allí por estrecho margen y este año las encuestas dan una ligera ventaja a Biden, con 49,8% contra 45,5% para Trump. Pero en el 2016 las encuestas no anticiparon la victoria de Trump y prueba de ello este lunes, los candidatos y sus compañeros de fórmula se volcaran en distintos rincones de Pensilvania para asegurarse hasta el último voto.

Trump comenzó la jornada en Florida, donde animó un mitin el domingo. Luego se desplazó a Fayetteville, en Carolina del Norte, en busca de romper el empate técnico en este estado del sur de Estados Unidos. Después viajó a Avoca, Pensilvania, donde realizó un intenso maratón con paradas en Michigan y Wisconsin, para cerrar la jornada y su campaña con un último mitin de vuelta en Michigan, en la localidad de Grand Rapids. Coincidencia logística o amuleto de campaña, este fue el lugar que eligió en el 2016 para cerrar su campaña y entonces le dijo a sus simpatizantes: “Si ganamos Michigan, vamos a ganar esta histórica elección”. Cuatro años después, la elección presidencial tiene sabor a un referéndum sobre la gestión de Trump.

LE VUELVE A DAR LA VICTORIA

El encuestador que pronosticó la victoria de Donald Trump en el 2016 asegura que el mandatario republicano volverá a ganar. Según los expertos, los sondeos no ven el voto oculto que acarrea Donald Trump. En el 2016 solo dos encuestadores nacionales vaticinaron una victoria de Donald Trump: Arie Kapteyn y Robert Cahaly. Cuatro años después, ninguno de los dos ha revertido su pronóstico, pese a que el resto de las encuestadoras vaticinan una holgada victoria (51 vs 43%) de un Joe Biden que se impondría incluso en los denominados battleground states (BS), los estados donde la elección se presenta más reñida (49 vs 45%). Estos analistas no descreen de los métodos de medición de las encuestas, de hecho los usan como base de su trabajo. Pero ambos, trabajando por separado, llegaron a la misma conclusión: los sondeos no ven el voto oculto que acarrea Donald Trump.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar