España decretó ayer domingo un toque de queda nocturno, como en Francia e Italia, y cerrará cines y teatros, así como restaurantes después de las 18:00, en una Europa golpeada por la segunda ola de coronavirus, que deja un nuevo récord de contagios por tercer día consecutivo en todo el mundo. Alemania, además de tomar medidas especiales, suspendió sus tradicionales mercadillos navideños entre otras actividades.

Ante una situación sanitaria considerada “extrema”, el presidente español Pedro Sánchez anunció el domingo la instauración del estado de alarma, en principio por quince días, pero con intención de extenderlo. Este decreto va acompañado de la imposición de un toque de queda en todo el país desde las 23:00 hasta las 06:00. Es el segundo estado de alarma decretado en España por covid que causó casi 35.000 muertos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer que el sábado se confirmaron 465.319 casos de nuevo coronavirus, un nuevo récord mundial por tercer día consecutivo (449.720 el viernes y 437.247 el jueves). Casi la mitad se registró en Europa, con 221.898 en un día. El continente acumula ya cerca de nueve millones de contagios y más de 260.000 muertos. De acuerdo con la OMS, el hemisferio norte se encuentra en un “momento crítico” de la pandemia. Varios países europeos ya instauraron el toque de queda. En Italia, tras un récord de contagios el sábado -20.000 para más de 500.000 casos y 37.000 muertos- el gobierno endureció de nuevo las medidas. Cines, teatros, gimnasios y piscinas cerrarán a partir de hoy y hasta el 24 noviembre. Los bares y restaurantes deberán dejar de servir después de las 18:00, y el 75% de las clases en los institutos y universidades continuarán por internet. En Bélgica, el toque de queda a las 22:00, ordenaron el cierre de tiendas a las 20:00 y prohibieron las actividades culturales y deportivas a partir de hoy. En Francia, el toque de queda de 21:00 a 06:00 afecta desde el sábado a 46 millones de franceses, por seis semanas. La situación se ha vuelto grave también en el este del continente.

Mientras, China impulsa una operación de test masivos tras 137 nuevos casos en el noroeste. Las pruebas empezaron a realizarse el sábado por la noche y afectarán a los 4,75 millones de habitantes de la ciudad de Kachgar y sus alrededores, en la provincia de Sinkiang.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar