Washington, Estados Unidos. AFP.

Las nuevas solicitu­des de beneficios por desempleo en Esta­dos Unidos continuaron bajando la semana pasada, dijo el jueves el Departa­mento de Trabajo, aunque las 860.000 peticiones fue­ron más de las esperadas.

Sin embargo, la tasa de desem­pleo entre la población ele­gible para los subsidios cayó 0,7 puntos porcentuales a 8,6%, y el número de perso­nas que reclamó a través de un programa llamado PUA, destinado a aquellos que nor­malmente no tendrían dere­cho a subsidio, disminuyó en más de 200.000 en la semana que terminó el 12 de setiem­bre.

Casi 29,8 millones de personas continuaron reci­biendo algún tipo de ayuda gubernamental durante la semana que finalizó el 29 de agosto, la última de la que hay datos, dijo el Departa­mento de Trabajo, y los ana­listas muestran cada vez más preocupación por la crisis en el mercado laboral. “Si bien es bueno que las cifras estén cayendo, el descenso se está ralentizando, así que queda más de un año para volver a la normalidad”, dijo en Twi­tter el economista jefe de la federación sindical AFL-CIO, William Spriggs.

NEGOCIACIONES ESTANCADAS

Estos datos se conocen en medio de un estancamiento de las negociaciones en Was­hington para aprobar un nuevo paquete de ayudas para aliviar la maltrecha eco­nomía estadounidense y la de las personas que perdieron sus trabajos.

Los 2,2 billones de dólares de ayudas aproba­dos en marzo permitió crear el PUA, por el que millo­nes de ciudadanos reciben beneficios por un período prolongado, sin embargo, los 600 dólares adicionales semanales a los desemplea­dos, así como un programa para apoyar a las pequeñas empresas, han expirado.

La presidenta demócrata de la Cámara de Representan­tes, Nancy Pelosi, anunció a principios de mes contactos para llegar a un acuerdo con el presidente Donald Trump, quien se ha negado a aceptar el aumento del apoyo econó­mico a los gobiernos estata­les y locales.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar