Minsk, Bielorrusia. AFP.

Las elecciones presidenciales en Bielorrusia, cuyos resulta­dos se conocen normalmente de antemano, serán un desafío el domingo para el autoritario Alexandre Lukashenko que ha visto emerger por primera vez en años a una oponente inespe­rada, novata en política y que moviliza a multitudes.

Al frente desde 1994 de esta ex república soviética enclavada entre la Unión Europea (UE) y Rusia, el presidente bielorruso redobló esfuerzos en las últimas sema­nas para frenar el ascenso de Svetlana Tijanóvskaya, denun­ciando un complot con la com­plicidad del Kremlin para pre­cipitar su caída.

Esta profesora de inglés de formación de 37 años ha movilizado a multitu­des de simpatizantes nunca vis­tas en todo el país, que piden el “cambio” y exigen derribar los muros de las prisiones bielorru­sas. Tijanóvskaya se presenta como una “mujer corriente, una madre y una esposa”, que remplazó en poco tiempo a su marido, Serguéi Tijanovski, un bloguero encarcelado en mayo.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar