Washington, Estados Unidos. AFP.

Las negociaciones en el Congreso de Estados Unidos para desplegar un nuevo paquete de estímulo están en un punto muerto, justo cuando expira una ayuda adicional para millones de desempleados para paliar los efectos de una crisis que está arrasando la economía. La entrega de 600 dólares por semana que el Congreso aprobó a finales de marzo dejará de tener vigencia este viernes a medianoche, lo que representa un golpe duro para millones de estadounidenses sin trabajo que enfrentan un mercado laboral donde las condiciones no mejoran mientras el virus sigue avanzando.

No hay expectativas de un acuerdo y las negociaciones quedaron en suspenso. El inminente fin de las ayudas –una fecha que se conocía desde hace meses– alentó las esperanzas de muchos legisladores de alcanzar un acuerdo a última hora, como es costumbre en Washington.

Pero en un entorno muy polarizado y crispado a menos de 100 días de las elecciones presidenciales no hubo acuerdo, y el futuro parece aciago para muchos desempleados mientras sigue la ola de despidos que comenzó a mediados de marzo con las primeras medidas de confinamiento.

BLOQUEO DE AYUDA

El presidente, Donald Trump, culpó a la titular de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el jefe del minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, de “bloquear una ayuda por desempleo muy necesaria”. “Esto es terrible, ya que ellos entienden plenamente que no es la culpa de los trabajadores que están desempleados, la culpa es de China”, indicó el mandatario que repite habitualmente sus recriminaciones hacia Pekín por el coronavirus que fue detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan. Por su parte, Pelosi, acusó a los republicanos, que controlan el Senado, de “no entender la gravedad de la situación”. “Anticipamos que tendremos un proyecto, pero aún no estamos ahí”, dijo Pelosi. Según los datos difundidos el jueves por el Departamento de Trabajo, las nuevas peticiones de subsidios por desempleo subieron por segunda semana consecutiva en los siete días finalizados el 25 de julio y se ubican en 1,43 millones. “No constituye una tendencia, pero con el virus que avanza campante por el país y la reapertura de la economía en pausa es probable que veamos cómo este incremento avanza”, indicó el analista Joel Naroff.

CONTRACCIÓN DEL 32,9%

El Departamento de Comercio informó que la economía de Estados Unidos se contrajo un 32,9% en el segundo trimestre. El frenazo fue tan fuerte que quedó incluso lejos del récord anterior, una contracción del 10% en 1958. Según un estudio publicado en junio por la Universidad de Chicago y la Universidad de Notre Dame, la ayuda del gobierno ayudó a reducir la pobreza en un 2,3%, pese al aumento del desempleo. A contramano de esos datos, el Departamento de Comercio informó que los gastos en consumo personal subieron un 5,6% el mes pasado. Varios economistas señalan que la ayuda del Congreso apuntaló a sectores importantes como el de las ventas minoristas, que en junio logró la buscada recuperación en forma de V, situándose en los niveles que tenía antes de la pandemia.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar