Santiago, Chile, AFP.

El gobierno de Chile pro­longó desde ayer la suspen­sión de clases presenciales hasta mayo, en momentos en que se contabilizan 1.142 infectados y tres fallecidos por coronavirus. La prolon­gación de la suspensión de las clases se produce al cumplirse tres semanas desde que el 3 de marzo se registrara el pri­mer caso en el país: un médico de la localidad de Talca (sur) que se contagió tras viajar al sudeste asiático.

La mayoría de los contagios se concentran en tres de las comunas más ricas del país, ubicadas en Santiago, y donde varias escuelas anunciaron que alumnos, padres o pro­fesores se habían enfermado tras viajar a Europa o estar cerca de familiares recién lle­gados del exterior.

“Durante todo el mes de abril no habrá clases en jardines infantiles ni estable­cimientos educacionales”, dijo el ministro de Educa­ción, Raúl Figueroa, agre­gando que ahora prevén que el año escolar termine a fines de diciembre.

Las clases están suspen­didas desde el 16 de marzo y en general los colegios están impartiendo sus pro­gramas en línea, aunque hay zonas pobres, donde la población no tiene acceso a internet. El número de infectados en Chile sumó ayer 220 casos más que el día anterior.