AFP

Más de 200 personas murieron en las últimas 24 horas en China y se registraron 15.000 nuevos casos de infectados por el nuevo coronavirus debido a una modificación en el método de contabilizar a los enfermos, lo cual multiplicó la preocupación mundial ante la magnitud de esta epidemia.

Las malas noticias no afectan únicamente a China ya que en Vietnam, fronterizo con el gigante asiático, una ciudad de 10.000 personas cercana a Hanói fue puesta en cuarentena debido al COVID-19.

Y en Japón, una mujer de unos 80 años infectada con el nuevo coronavirus murió, con lo que el número de fallecidos fuera de China continental llega a tres, tras sendos decesos en Hong Kong y Filipinas.

Las autoridades chinas han anunciado que tan solo en un día 254 personas han muerto debido a esta epidemia y se han registrado 15.152 casos de infección adicionales. Es el balance diario más funesto desde que brotó el virus en diciembre.

Un total de 1.367 personas han fallecido en China continental y oficialmente otras 60.000 han sido contagiadas desde el inicio de la epidemia.

El impresionante aumento del número de infectados no hay que interpretarlo necesariamente como empeoramiento de la situación, ya que se debe a una modificación en la forma de contabilizar a los pacientes, que amplía la noción de casos positivos.